Quería Eliseo evitar grabación de audios

92
El pasado domingo salió a la luz un primer audio donde se oye la voz del candidato comprometiendo la nómina del Ayuntamiento con gente foránea

Aunque sigue negando que sea su voz la que se escucha en diversos audios, Eliseo Fernández Montúfar intentó tomar medidas de seguridad para evitar ser grabado durante sus reuniones para definir sus “temas de operación política”.
Un nuevo audio difundido ayer revela una conversación entre el candidato de la coalición entre el PAN y Movimiento Ciudadano con dos integrantes de su equipo de colaboradores, con quienes busca estrategias para evitar que sus allegados graben audios comprometedores, como los que han sido difundidos desde el pasado domingo.
Como hemos informado, dos audios han sido revelados a través de las redes sociales: en uno de ellos el candidato a la alcaldía de Campeche dice que busca alianzas con personas de Quintana Roo y Yucatán para el manejo de las nóminas del Ayuntamiento de Campeche, en caso de ser electo. Incluso, habla de ofrecer préstamos de dinero conseguido a fondo perdido y cobrarlos directo a la nómina, lo que es ilegal y delictivo. Y agrega que seguirá bacheando “con material de segunda”, pues afirma que no le importa la calidad del material sino que la gente esté contenta.
En el segundo audio, Fernández Montúfar, candidato de la coalición “Por Campeche al Frente” afirma que requiere de más de 11 millones de pesos para comprar a su favor la próxima elección del 1 de julio. Desglosa las cuentas que incluyen seis millones para movilizar votantes; 1.7 millones para grupos de choque; 2.7 millones para estructura electoral, entre otros.
En el nuevo audio, Eliseo pide opiniones a sus dos colaboradores (cuyos nombres no son revelados) sobre cómo evitar que le graben sus conversaciones.
“Por ejemplo, hoy llegando tengo una reunión a las 6 de la tarde por un material, todo lo que tengo que hablar con esa hijuepu… (se refiere a la mujer con la que hablará) se va a identificar su voz, pues le quito el celular y cuanta madre, pero son terribles, yo no sé si en el brasier o en el calzón tengan micrófonos”, dice Eliseo, quien agrega que tratará “no temas de corrupción, sino de operación política”.
Uno de sus colaboradores le pregunta con quién es la reunión, a lo que Fernández Montúfar dice que “con una amiga, pero pues tengo que hablar con ella cabrón”.
“Entonces ya me es conveniente tener un equipo ahí que distorsione esa madre. Dicen que hay uno que le oprimes un botoncito y a la verg… todos los celulares”, agrega.
Sus interlocutores le sugieren que hay proveedores de esos equipos que incluso se usaban en el Gobierno de Yucatán, en los sexenios de Ivonne Ortega y de Patricio Patrón Laviada. Le dicen que es un portafolio que cuesta 850 mil pesos y bloquea la señal de los celulares.
Otro le sugiere adquirir Rayos X portátiles para revisar a todo aquel que tenga acceso a sus reuniones privadas.
Más adelante le sugieren que cuando hable con personas ponga música. Fernández Montúfar realiza una llamada y le pide a uno de sus colaboradores: “Sabes que… lleva tu bocinita, esa que compraste y mientras estén hablando ustedes con los coordinadores en lo que llego con Ruelas, pongan música, porque si quieren grabar (que) no se oiga ni madres. No tan alta, pero que sí haya música, inclusive pueden poner una música ambiental o clásica o lo que sea, pero que haya música”.
Uno de sus colaboradores le corrige y le dice que la música sea con voz, para que, si se graba, se confunda con las personas que estén reunidas. Y explica que “también te ayuda a que no te editen la cinta si te llegan a grabar por alguna razón, por la secuencia de la música…” Y el otro agrega: “Si Fonz te graba, tú demandas por daño moral…”
Eliseo también relata que “una vez estaba en el piso 53 (aunque luego corrige y dice piso 51) de la Torre Mayor (se refiere a un lujoso espacio con oficinas, bar y restaurantes en la Ciudad de México). Yo estaba en el bar, en donde está la mesa de billar, y había unos cabrones que se metieron al privadito; en eso empiezan a manotear, hablotear, porque un cabrón llevó un aparatito y empezó a sonar, y dijo: a ver, aquí alguien está grabando, y empezaron a pelearse, pero ese cabrón tenía un aparato portátil que detectó que alguien tenía una grabadora”.
Un colaborador le sugiere adquirir una “paletita” (se refiere a uno de los aparatos que se utilizan manualmente para detectar metales, común en aeropuertos o centros nocturnos). Sin embargo, Eliseo desecha la idea y argumenta que “para temas políticos es muy mamón (usar el artefacto), porque a la gente la cisca… es muy complicado”.