Planificar, necesario para prevenir la muerte materna

6

La planeación y el cuidado de la salud de la mujer antes del embarazo es importante para prevenir problemas obstétricos y malformación en el bebé, destacó el secretario de Salud, Rafael Rodríguez Cabrera, al lamentar que el año pasado se registraron siete fallecimientos relacionados con el tema.
“Afortunadamente es un tema en el que hemos avanzado con la participación de médicos y personal de salud al detectar durante el embarazo e incluso un poco antes algunos riesgos que nos han permitido poner especial cuidado en su atención hasta el parto”, expresó.
A nivel nacional se tomaron decisiones gubernamentales y legales para que una emergencia obstétrica sea atendida en cualquier sitio, sin importar que no sea derechohabiente o si tiene alguna cobertura de atención médica, al garantizar que no haya rechazo y que la mujer reciba atención inmediata junto con su hijo.
“Con esos detalles acercamos los servicios de salud a las comunidades más distantes de la ciudad donde identificamos a las futuras mamás y les damos atención que ayuden a disminuir la muerte materna”.
En 2017 se registraron alrededor de siete casos de muerte de los cuales dos fueron directos, es decir, se unieron parto y fallecimiento, a diferencia de otros en los que existe alguna enfermedad grave por parte de la mujer y no resiste a la hora de nacer su bebé.
En lo que va del 2018 suman dos muertes maternas, y aunque se considera una tasa muy baja comparada con el número de nacimientos que se registran al año sin problemas, se pretende que no haya una sola muerte por esta razón.
La principal causa de muerte materna es la hemorragia, un problema que puede prevenirse si se toma en cuenta que hay que mantenerse sana; también se considera la vigilancia puntual y cercana del médico a la paciente durante la gestación; otras razones son la planeación del parto y la atención inmediata en caso de complicaciones como la infraestructura y el conocimiento de los médicos del estado de salud de la mujer.

CONSULTA PRECONCEPCIONAL
El secretario de Salud resaltó la importancia de la consulta preconcepcional para reducir problemas durante y después del embarazo, ya que muchas mujeres acostumbran acudir a las consultas prenatales y cuando nace su hijo se olvidan de su atención personal.
Los cuidados de la mujer previo al embarazo dependerán de lo que se detecte durante dicha consulta, por ejemplo, si registra altos índices de azúcar deberá recibir una dieta especial, ejercicio y tratamiento hasta que se estabilice; si se trata de sobrepeso deberá ponerse una meta para reducir ese problema. Como éste hay muchos casos que se deben impulsar en todas las instituciones públicas y en congresos para analizar los resultados o beneficios.
“Es muy importante que la mujer se acerque con su médico si desea ser madre para saber en qué condiciones está su salud, a lo mejor la invitamos a dejar de fumar, a caminar, a bajarle al azúcar, a la presión, podríamos detectar un problema de tiroides, entre muchos más que como institución debemos solucionar antes de elegir embarazarse”, expuso.
Para atender cualquier problema se requieren de dos a tres meses hasta que la mujer quede en buenas condiciones para embarazarse y evita con ello problemas durante la gestación, en el parto o incluso después.
“La consulta pre concepcional en Europa ha disminuido muchísimo la presencia de malformaciones en los niños, pero podemos evitar otras cosas si detectamos algún tema genético, alguna tumoración y evitar el embarazo mientras se realiza el tratamiento”,
aseveró.
Por su parte, la ginecobstetra y directora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC), Doris Marlene Cambranis Díaz resaltó la importancia de la consulta pre concepcional para detectar cualquier situación de riesgo. Uno de los principales problemas que se han detectado en la actualidad es la obesidad, lo que representa alto riesgo y podría provocar que el producto tenga malformaciones.
“La obesidad nos permite detectar que cada vez a menor edad las mujeres padecen diabetes, hipertensión y eso obviamente nos lleva a evoluciones inadecuadas de embarazos, de ahí la importancia del consumo diario de ácido fólico por lo menos tres meses antes del embarazo y durante para que no haya complicaciones”, aseveró.
El ácido fólico disminuye las posibilidades de malformaciones neurológicas, vesicales y cardiacas, una de las más frecuentes en los bebés.

 

Información: Lorena García