Niña no representa ningún riesgo

19
En la escuela primaria “Pedro Sáinz de Baranda”, padres de familia se manifestaron para exigir la expulsión de la niña que fue cambiada a ese plantel

La Secretaría de Educación del Estado de Campeche (Seduc), pidió a la población no colocar “etiquetas” a un menor de edad por su comportamiento, principalmente cuando desconocen la situación por la que han tenido que pasar.
Esto luego de que el titular de la dependencia, Ricardo Miguel Medina Farfán, fijara su postura ante la serie de comentarios que se han dado en torno al cambio de escuela de la menor que fue acusada de agredir a sus compañeros de sexto grado el pasado diciembre.
Aseguró que la menor “no representa ningún tipo de riesgo, los hechos que ocurrieron en la otra escuela fueron aislados y se han sometido a un análisis, además previo a este incidente, no había registrado conducta agresiva o violenta, y lo más importante es que ningún menor puede ser privado de recibir educación, ya que es uno de sus derechos”.
Dijo que es lamentable que hasta en redes sociales, se lean opiniones de personas que juzgan y hasta catalogan los actos de una niña, como intento de homicidio y pidió ser empáticos con la situación, pues si bien como padres todos son capaces de hacer cualquier cosa porque sus hijos estén seguros, también debe respetarse una situación, cuando no conocen del tema.

PLANTÓN DE PADRES

Cabe señalar que horas antes de su declaración, padres de familia de la escuela primaria “Pedro Sáinz de Baranda”, ubicada en la colonia Esperanza, se manifestaron para exigir la expulsión de la niña, quien apenas estaba cursando su primer día de clases, tras ser removida del plantel “Manuel Gual Vidal”, por las quejas y problemas con la comunidad escolar.
Durante esta manifestación, que incluso ocasionó la suspensión de clases por lo menos dos horas, los padres irrumpieron en la escuela para exigir que se le negara el paso a la menor (que según ellos tiene 15 años), porque “habían escuchado que era violenta” y temían por la seguridad de sus hijos.

Estos datos que fueron denunciados por los padres son falsos, pues de manera oficial la Seduc realizó una investigación del caso, y la menor tiene 13 años y aunque sí introdujo un arma blanca a la primaria, su intención no era lesionar a sus compañeros, y ahora “la sociedad y dos escuelas la rechazan solo porque cometió un error, y será necesario que reciba apoyo psicológico por ello”.