Morir tiene su precio

14
Hay cuatro panteones en la ciudad capital con espacios para los fieles difuntos.

¿Está usted preparado para morir? Éste es un proceso doloroso para la familia y se torna algunas veces complicado por la falta de prevención para este suceso. Empeora si se muere en domingo, cuando la tramitología se ve obstaculizada por ser día inhábil y se depende de la buena voluntad del administrativo de guardia.
La vida es cara y la muerte también; si usted no tiene seguro para gastos funerarios deberá desembolsar entre 7 mil a 40 mil pesos para velar a su ser querido que se adelantó en el camino y a esto deberá sumar el costo de la tumba o cripta, más impuestos.

AGENTES FUNERARIOS AL ACECHO
Hay cuatro funerarias en la ciudad capital y sus agentes de venta están al acecho en hospitales. Ellos saben cuando alguien fallece y no tardan en acercarse a los deudos ofreciendo los “atractivos” paquetes de su empresa.
No se enoje, pueden ser de gran ayuda si no se ha preparado para tan íntimo momento porque se harán cargo de todo pero eso sí, mantenga la perspectiva.

¿QUÉ TE OFRECEN?
Como bien saben quienes han pasado por este inevitable proceso de pérdida, hay dos opciones de destino final del fallecido: la inhumación o la cremación.
Cada funeraria tiene este servicio además del tiempo de velación en salas con capacidad de entre 20 a 100 personas o más, la mayoría ofrece servicio de cafetería y refrigeración, otras tienen algún cuarto de descanso. Los paquetes que incluyen velación, entierro y caja económica cuestan entre 7 mil a 35 mil pesos. No olvide que a estos gastos hay que sumar el costo de la tumba, que oscila entre 30 mil a 100 mil pesos, dependiendo el espacio que se compre en el camposanto.

PREVENCIÓN O CONTENCIÓN
Las funerarias ofrecen también paquetes en dos modalidades: Prevención y Contingencia.
El primero consiste en determinar espacios, permisos y pagos de servicios funerarios que se derogan en mensualidades durante determinado tiempo.
El servicio de contingencia es cuando se contratan los servicios al momento de la defunción, sin preparación previa, para lo cual se deben erogar pagos en efectivo al momento del servicio.
Como resultado de la investigación de Novedades Campeche se obtuvo que los paquetes más económicos oscilan entre 1,600 pesos que consta del ataúd más económico, velación en casa y posterior traslado a la sepultura; este es el más requerido en casos de contingencia, seguido por los paquetes de cremación directa con precios a partir de los 6 mil pesos y consta solo de traslado del cuerpo, renta de ataúd, cremación y urna básica sin servicios funerarios como velación o misa.
Estos servicios aumentan dependiendo de los requerimientos o especificaciones, por lo que hay funerales que cuestan hasta 40 mil pesos con inhumaciones incluidas y servicios con cremaciones que cuestan entre 15 mil a 30 mil pesos o más.
Algunas funerarias buscan implementar un servicio alternativo que consta de la cremación del cuerpo para reducir espacios, que las cenizas se entierren en el panteón y que en lugar de llevar una losa se haga alguna plantación para reforestar el área y generar de nuevo vida y tener este símbolo para visitar.
También, los Homenajes en vida y Homenajes de vida, en los que con la guía de un experto en tanatología se busca sensibilizar a los familiares y amigos del difunto, ya sea antes o después de la muerte para celebrar la vida de la persona enferma o de avanzada edad; cabe destacar que estos incluyen costos variables dependiendo del número de participantes, lugar y actividades que se programen.

LA ÚLTIMA MORADA
El Ayuntamiento de Campeche tiene 4 cementerios en su jurisdicción: el de San Román (data del año 1821), Santa Lucía (desde el año 1925), Samulá (abierto en 1957) y Siglo XXI (2001). Hay un particular que ofrece bóvedas y osarios como última morada de los difuntos. También hay alrededor de 6 iglesias y dos funerarias con osarios o en algunos casos gavetas para ataúd. Cuestan entre los 3 mil a 9 mil pesos (osarios) y de 15 a poco más de 30 mil pesos las gavetas y bóvedas para los ataúdes.
Específicamente en el caso de los panteones municipales ya no se cuenta con espacios nuevos para venta, sin embargo algunas veces se pueden rentar por 3 años con diversos servicios para inhumaciones y exhumaciones.
Cabe destacar que la exhumación en estos camposantos cuesta 370 pesos y se paga directamente en Tesorería Municipal, previo a los trámites que se llevan a cabo en el área correspondiente de la Comuna.
Para los servicios de regularización y enajenación de bienes se tienen los siguientes costos: Cambio de propietario: 520 pesos, permisos para construcción o remodelación: 400 pesos, criptas: de 4,500 a 5,385 pesos dependiendo del panteón, bóvedas: 6,900 solo para Samulá, Santa Lucía y San Román; Osarios: de 3,300 a 4,500 pesos (dependiendo del cementerio) así como el servicio de fosa simple o común con costo de 1,095. 40 pesos para el arrendamiento durante 3 años únicamente en el panteón de Siglo XXI.
Aunado a esto se tienen que pagar los trámites y papeleo para obtener el certificado médico de defunción, acta de defunción, permiso de entierro o incineración, entre otros.

QUE LA MUERTE NO SORPRENDA
Ante este panorama sería mucho mejor prevenir que endeudarse para que el día que un familiar fallezca no se pasen dificultades económicas, ya que aunado a estos servicios funerarios muchas familias creyentes realizan gastos adicionales para los tradicionales rezos, misas o cumplir la última voluntad de sus difuntos.

Información: Ana Patricia Peña / Fotografía: Humberto Cu