Mercado mielero, saturado

34
En junio Miel y Cera de Campeche prevé cerrar la cosecha y la comercialización.

Actualmente en Campeche se tienen cerca de mil 300 toneladas de miel sin contrato debido a la saturación del mercado internacional, lo que representa aproximadamente el 40 por ciento de la producción total registrada. Por ello, se explorarán mercados como el de Arabia Saudita para la colocación del dulce local.

Así lo destacó el presidente de Miel y Cera de Campeche, José Luis Flores González, antes de viajar a la Ciudad de México para entregar un proyecto ante el Instituto Nacional de Economía Social (INAES) con el fin de obtener recursos para la adquisición de materiales, equipos e insumos que fortalezcan la actividad apícola en la entidad.

Detalló que debido a los buenos resultados que se tuvo durante la cosecha de este año se obtuvieron alrededor de tres mil toneladas de producto, pero no se han generado las ganancias esperadas dado que el mercado está saturado, hay suficiente miel y eso significa que han estado muy bajos los precios de compra.

LAS DIFICULTADES

En las próximas semanas se colocarán las toneladas de miel que ya se tienen en el centro de acopio. Reconoció que en años anteriores habían vendido la producción con mayor facilidad, pues tan solo en el marcado árabe colocaron más de mil 700 toneladas del dulce.

En el 2019 se frenó un poco la comercialización hacia el mercado europeo por situaciones políticas y económicas de esa región.

La principal competencia han sido los productores de Rusia, que generan más de 65 mil toneladas al año y saturan el mercado, mientras que México genera poco más de 40 mil.

“Estamos abriendo las líneas de comercialización hacia Centroamérica; tenemos un cliente en Panamá donde colocamos unas 150 toneladas y poco a poco vamos vendiendo a los mejores compradores.

Prácticamente en junio debemos cerrar la cosecha y la comercialización”, apuntó.

Confirmó que presentarán proyectos ante el Gobierno Federal con el fin de obtener recursos que beneficien a los productores durante la temporada de lluvias cuando se detiene la actividad apícola en toda la región.