Llaman a no caer en alarmas falsas difundidas en Internet

17

El uso de las redes sociales debe ser responsable, sentenció el secretario de Seguridad Pública del Gobierno del Estado, Jorge Argáez Uribe. Destacó que hasta ahora se ha dado un caso en el que la ciudadanía incrimina a personas por encontrarlas sospechosas.
Recordó que el pasado miércoles, ciudadanos detuvieron a un joven por encontrarlo sospechoso e incluso se dio aviso a las autoridades, pero minutos después se tuvo otra versión.
“La gente lo detuvo, llamó a la patrulla y ya estaban subiendo la información a redes sociales, pero minutos después se confirmó que se trataba de un estudiante que esperaba a un compañero que vivía por la zona para hacer una tarea. Lo que se hizo fue llevar al menor de edad a su domicilio”, afirmó.
Por ello, reconoció que en algunas ocasiones el exceso de información en redes sociales ha provocado reacciones incorrectas entre la población.
Exhortó a la ciudadanía a tener mucha precaución estos temas, porque las suposiciones provocan que los ánimos se calienten, se denuncien cosas irreales y que se difame a gente inocente.
Añadió que Campeche no es el único Estado en el que han realizado este tipo de actos, sino que se trata de un fenómeno que se vive en diversas partes del mundo.
Lamentó que lejos de usar las redes sociales para entretenimiento o esparcimiento, son utilizadas como un medio para difamar a otros, acción que calificó como preocupante.
“Este tipo de situaciones se investigan a través de la policía cibernética y quien inicie estos actos comete un ilícito, por eso cuando detectamos que una nota es falsa de manera inmediata actuamos, la desmentimos y aclaramos la duda entre la población”, agregó.
Dijo que los campechanos tienen derecho a expresarse, pero las redes sociales deben ser aprovechadas con responsabilidad. Insistió que de una simple confusión se puede llegar a casos como la muerte de personas inocentes, como se ha dado en otras entidades de la República.
Finalmente, aclaró que los supuestos secuestros que han sido dados a conocer por Internet no son más que formas de alterar a la ciudadanía, pues hasta ahora no hay ningún caso registrado ni denunciado ante las autoridades competentes.