Legisladores ponen candados a negocio de mascotas

32

Las tiendas de mascotas legalmente establecidas deberán acatar las nuevas disposiciones de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS), luego de que el pasado viernes se innovaran contenidos a la normativa para mejorar la regulación de compra y venta de animales de compañía.
El pleno de la Cámara de Diputados informó que con dicha reforma, se pretende darles un trato digno y respetuoso a las mascotas que se comercializan.
El dictamen busca reformar los artículos 3, 10, 13, 27 Bis, 29, 32, 35 y 78 Bis de la Ley General de Vida Silvestre, a fin de que los municipios lleven a cabo el control de los establecimientos donde se promueve la venta de mascotas.
Asimismo, establece que el trato digno y respetuoso hacia los animales representa un elemento indispensable para lograr un medio ambiente sano y una relación armónica del hombre con la naturaleza, así como para la conservación de los recursos naturales a través de la protección y regulación de su aprovechamiento.
Asevera que imponer a los animales al encierro hasta que sean vendidos puede generar en algunas especies condiciones de incomodidad, sufrimiento y estrés que afectan de modo significativo su bienestar.
Del mismo modo, indica que cuando la exhibición de los ejemplares de fauna silvestre tenga como finalidad su comercialización, se privilegiará que se pueda realizar a través de medios remotos o mediante la utilización de herramientas tecnológicas que eviten el contacto físico directo entre el ejemplar y el público interesado en su adquisición.
Por tal motivo, se consideró que la modificación permitirá establecer que las especies domésticas estén resguardadas, previo a su comercialización, en lugares que cuenten con áreas e infraestructura necesaria para su manejo y con personal capacitado.
Inclusive, el dictamen presentado por la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales considera que este tema no puede dejarse de atender, para evitar el maltrato y la crueldad hacia dichas especies, tanto por parte de los comerciantes, sus empleados o ayudantes, así como de quienes los adquieren.
Por último, recalcó la protección de animales domésticos debe ser considerada dentro de un ordenamiento jurídico.