La entidad, en primeros lugares en la cobertura de vacunación

28
Garantizan que en Campeche no hay riesgo de transmisión de sarampión
Personal de instituciones de Salud realiza acciones importantes, tanto en la capital como en los municipios del Estado.

Por más de 15 años, la entidad se ha mantenido en los primeros lugares en la cobertura de vacunación de menores y no existen grupos “antivacunas”, destacó Maiccol Blanquet López, responsable estatal de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmisibles de la Secretaría de Salud, quien destacó la difusión a las campañas de salud y la participación ciudadana.

“La misma educación y promoción para la salud ha evitado que en Campeche se encuentren grupos ‘antivacunas’ o que promuevan la no vacunación; al contrario, de manera continua y diaria se difunden las ventajas de la prevención y las familias participan en las campañas permanentes y las Semanas de Salud”, indicó.

Dijo que el personal de Salud realiza acciones importantes, tanto en las cabeceras municipales como en las comunidades rurales, en donde se tiene el compromiso de acercar los esquemas de inmunizaciones.

Campeche, a nivel nacional, es de las entidades con mayor cobertura de vacunación en niños, niñas y adultos mayores, y es pionero en las enfermedades prevenibles.

“Hay demanda, pueden ver a las enfermeras caminando para aplicar los esquemas de vacunación, por ejemplo puedo garantizar que en Campeche no hay riesgo de transmisión de sarampión”, aseguró.

CONCIENTIZACIÓN A PADRES

El especialista dijo que si bien las inmunizaciones no se realizan de manera obligatoria, sí se exhorta y se concientiza a las familias a ser responsables de la salud de los pequeños, así como de las personas de su entorno, pues de esta manera se evitan enfermedades, que incluso podrían terminar con su vida.

Blanquet López agregó que los grupos “antivacunas” que en los últimos años se puso de nuevo en tendencia, podría convertirse en un peligro para la salud pública; sin embargo, en México se ha hecho un buen trabajo al hacer caso omiso de esas creencias.