Impulsarán proyectos para el manejo sustentable de árboles

27

Existe una magnífica oportunidad forestal en el Estado para traducir la biodiversidad en bienestar social y riqueza, consideró el profesor e investigador enlace del Centro para la Conservación y Aprovechamiento del Ramón (Cecar), Jaime Bautista Ortega.
El también investigador asociado del Colegio de Postgraduados (Colpos) Campus Campeche explicó que el árbol Ramón es una especie dominante de las selvas de Campeche y contribuye a los servicios ambientales de alto impacto, cambio climático, alimentación humana y pecuaria, energía y beneficios medicinales.
Dijo que en Campeche se busca impulsar lo que específicamente en Yucatán y Quintana Roo se ha desarrollado con proyectos que hacen énfasis en las ventajas que el árbol Ramón ofrece en la alimentación y salud humana.
“La explotación del árbol Ramón, que incluya un manejo forestal sustentable, ayudaría a fortalecer programas contra el hambre como establece la FAO-PESA, así como en la mitigación del cambio climático mediante la ENAREDD+ que coordina la Comisión Nacional Forestal (Conafor) y que han sido agendados en el Plan Nacional de Desarrollo (2013-2018) como temas estratégicos y prioritarios para México”, expuso.
El ejemplar Ramón toma su nombre científico del griego brosimos, que significa comestible. Agregó que ese árbol puede contribuir a la reducción de la importación de granos para la alimentación animal.
La dependencia en granos del extranjero para atender la demanda de alimentos para el sector pecuario en la Península de Yucatán ha sido una constante que limita en gran medida su desarrollo y crecimiento.
Datos de la Agencia de Apoyos y Servicios a la Comercialización Agropecuaria (Aserca) de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) señalan que por el puerto Progreso en Yucatán ingresan diariamente 4 mil toneladas de granos para el sector pecuario en la Península.
“A ello hay que agregarle que parte de las 15 mil toneladas anuales de grano que llegan por tierra también son para complementar la demanda del sector”, agregó.
A partir del 2006 inició una escalada de los precios en granos de importación debido a especulaciones en los fondos de inversión del mercado agropecuario y a la canalización de los granos para la producción de biocombustibles, lo que derivó en que el precio internacional del trigo aumentara 152 por ciento y el del maíz, 122 por ciento.