Impulsan proyecto de rescate para acervo genético del cedro

32

Con una inversión de 10 millones de pesos el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) trabaja en un proyecto de mejoramiento genético para el rescate del cedro en cinco zonas de la República Mexicana, informó Joaquín Gómez Tejero, Investigador en el área Forestal en el campo experimental Edzná.
En entrevista comunicó que el citado organismo es la institución rectora y facultada del gobierno federal para hacer la investigación forestal, agrícola y pecuaria, que durante más de 50 años ha realizado diversas investigaciones en materia forestal en Campeche.
El Centro de Investigación de Transferencia y Tecnología “El Tormento” fue el primer campo experimental forestal donde se generó mucha información que está siendo utilizada por los empresarios con plantaciones forestales comerciales de Teca y de Melina, que son los nombres comunes con los que se conoce, pero que no se puede soslayar las investigaciones que se ha hecho y continúan haciendo de especies preciosas como es cedro y caoba.
En ese escenario dio a conocer que actualmente, a través del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) vía la Comisión Nacional Forestal (Conafor) se financia un proyecto de mejoramiento genético para el caso de cedro.
Explicó que con ese trabajo se hizo la selección de 80 árboles madres, de ahí se obtuvo el Germoplasma sexual, en este caso semilla botánica, y ésta se reprodujo en toda la Península de Yucatán, de tal forma que se está por establecer un ensayo de progenia de cedros para determinar cuáles son los mejores árboles de esa especie que se tienen distribuidos en toda esa zona.
“Estamos rescatando el acervo genético que mucho se perdió en los años anteriores, de todo lo que nos dejaron, recordemos que Campeche ha sido la base de la industria forestal de Cedro y Caoba por muchos años, y nos “descremaron” -por llamarle así- a toda la selva campechana. Sin embargo, de lo que nos quedó, hoy hemos seleccionado árboles que realmente pudiéramos llamarle árboles plus, o los mejores que hemos encontrado en la Península”, detalló.
“De ahí vamos a reproducir 80 árboles, pero cada uno de ellos tendrá 16 hijos, que si lo multiplicamos por 80 tenemos una cantidad considerable de progenes o hijos, de buena calidad genética que es lo que finalmente nos interesa”, añadió.
Gómez Tejero anunció que se trata de un proyecto a nivel nacional, en el que están involucradas cinco regiones y en donde se invierten casi 10 millones de pesos, pero de ese total poco más de dos millones corresponden a la región de la Península de Yucatán.
Aclaró que es un trabajo a nivel investigación que solamente se va a establecer en El Tormento.
Expuso que la investigación forestal es a largo plazo, ya que por tratarse del sector forestal no se puede hablar de resultados inmediatos, pero sí se está garantizando el establecimiento de un huerto semillero asexual que será en el corto plazo.
“Con ello se podrá disponer de germoplasma forestal y en cinco años pudiéramos disponer de semillas de esos árboles selectos, en tanto el ensayo de progenia durará un poquito más porque esos tendrán que desarrollar su potencial productivo hasta que lleguen a producir semilla, pero antes vamos a poder seleccionar con base en su fenotipo, los mejores árboles”, dijo.
Comentó que el huerto semillero será establecido en el campo experimental Felipe Bacalar en Quintana Roo, mientras que los ensayos de progenias en Yucatán, Quintana Roo y en Campeche.
Señaló que afortunadamente en la entidad se cuenta con los diseños genéticos y la tecnología para poder establecer ensayo de progenias para cualquiera de las especies forestales existentes en el territorio.
Expuso que Campeche es una de las entidades muy favorecidas donde se puede decir que no hay riesgo de extinción de alguna especie de árbol, que se cuenta con suelos tropicales que son muy frágiles pero muy productivos y que responden bien todas las especies forestales.
Sin embargo –dijo- tenemos que poner atención en especies muy importantes la Swieteniamacrophylla que es el nombre científico de la Caoba, así como de la Cedrelaodorata que es el Cedro, además del palo de tinte y otras especies que pareciera de menor importancia.
“Para Campeche no hay ninguna de menor importancia, todas son especies preciosas, y el granadillo (Cordiado de candra) conocida como ciricote, el chechén entre otras, ya que hay muchísimas y más de 50 de ellas son factibles de ser trabajadas y no se aprovechan al 100 por ciento”, puntualizó.

Información: Lorena García Méndez