Imparten taller de sexualidad

6
Trabajadoras sociales dieron el curso en las instalaciones del Centro de Atención Múltiple número 4, ubicado en la unidad habitacional Ciudad Concordia.

Por: Adriana Quijano García

Con el objetivo de dar a conocer que la sinceridad en temas sexuales deja más beneficios que perjuicios, ayer la Red de Padres realizó el taller “Tabús de la sexualidad”, en coordinación con el Observatorio de Violencia Social y de Género en Campeche.
En las instalaciones del Centro de Atención Múltiple (CAM) número 4, ubicado en la unidad habitacional Ciudad Concordia, un grupo de trabajadoras sociales impartió esta actividad a docentes y padres de familia.
El taller estuvo a cargo de la coordinadora de Salud Sexual y Reproductiva del Observatorio de Violencia Social y de Género en Campeche, Isabel Rodríguez, quien destacó que es importante considerar la edad de los niños cuando maestros y padres de familia deben empezar a hablar sobre estos temas con ellos.
“La idea es enseñar cómo abordar el tema a niños con discapacidad y sin discapacidad, así como el rol de los padres. Deben saber cuáles son los mitos el evitar fomentarlos, cómo orientar a los pequeños en el hogar y apoyarlos en este importante proceso”, compartió.
Señaló que el hablar adecuadamente con los niños sobre estos temas no solo es hablarles de algo natural, sino de hacerles ver lo malo y lo que se cree que es perjudicial pero que realmente no lo es; situaciones con las que sin duda se abona a que se eviten situaciones peligrosas como el abuso sexual.
“La clave es tratar este tema con naturalidad. El hecho de que tengamos una discapacidad no quiere decir que no podamos entender o captar la información, lo que hay que hacer es buscar otras estrategias para que la información llegue de una manera adecuada”, dijo.
Aclaró que existen diversos momentos en los que se les puede hablar a los menores de edad sobre la sexualidad de una manera abierta y reiteró que es necesario dejar de enseñar mitos sobre el proceso del embarazo, como la “historia de la cigüeña”. En cambio, indicó que se necesita hablar con sinceridad porque estas actividades podrían confundirlos, principalmente ahora con la presencia de la tecnología.
Por último, consideró que hablar con la verdad podría ayudar a los niños si se tocan los temas de una manera más abierta entre los 8 y los 10 años de edad, que es cuando ellos comienzan a experimentar ciertos cambios propios de su sexo.