Guardián de las lenguas indígenas

46

Jaime Torres Burguette
+Licenciado en Etnolingüística por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social
+Director de Acreditación, Certificación y Capacitación del INALI

Su lucha y esfuerzo incansable, han rendido frutos para que en la actualidad los derechos de los pueblos indígenas sean realmente reconocidos, pero para Jaime Torres Burguette, la tarea continúa con los cambios institucionales, a fin de consolidar uno de los anhelos más apremiantes: institucionalizar la lengua maya, para garantizar los derechos lingüísticos.
A principios de este año, se acordó que la lengua maya sea utilizada en todos los ámbitos de la vida pública y privada, pero de manera muy especial en las instituciones gubernamentales estatales y municipales.
Agrega que para ello, es fundamental coadyuvar entre las entidades y la Federación para que la lengua materna pueda ser institucionalizada dentro de la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas.

¿Cuáles son los antecedentes de esa propuesta?
Prácticamente el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) propuso la institucionalización de la lengua maya en la Península de Yucatán, por lo que representa, porque aunque hay otras lenguas en la región que se han venido asentando, el asunto principal es la lengua maya.

¿Cómo ha sido ese proceso?
Primeramente se hizo un esfuerzo para la descripción de las lenguas, a través de un catálogo y luego para ubicar donde se encontraban todas las lenguas, posteriormente promover que a través de las instituciones de los estados y municipios, se logre empoderar la lengua maya, como un nivel de conciencia de participación y darles el lugar que les corresponde.

¿Por qué en la Península de Yucatán?
Trabajamos en la Península porque ya es una lengua que ya está normalizada, es una lengua que ya tiene reconocimiento en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y entonces ya lleva un proceso muy avanzado, donde hay que conformar un Consejo y también un Fondo.

¿Actualmente en qué etapa se encuentra?
Se formó un Comité con los gobiernos de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, donde habrá representantes en su estructura, desde la comunidad, los municipios, las organizaciones civiles, para integrar un mecanismo ordenado y funcional, pues ya se ha logrado sentar las bases académicas para edificar el multilingüismo en la región.

¿Qué sigue entonces?
Lo que se pretende es que la lengua maya adquiera el lugar que le corresponde, con políticas públicas que realmente incluyan la participación de la lengua y el fortalecimiento de las demás, porque se busca que la lengua maya sea utilizada indistintamente junto con el español en todos los trámites que la sociedad en general realiza en las oficinas gubernamentales a nivel estatal y municipal, y de esta forma lograr una transformación en la vida social estatal y nacional.

¿Qué sucedió con el objetivo de que la lengua maya se incorpore en las escuelas públicas?
Precisamente es por ello que se llamó a la participación de los gobiernos de las tres entidades para que se inicie en las escuelas públicas, pero también en los órganos de gobierno, capacitando en el tema a los que se desempeñan en la esfera gubernamental, además de la orientación, acreditación, certificación, trabajando con los mayahablantes y con los no hablante, creando en un sentido práctico y entendimiento del multiculturalismo que permita el diálogo de las lenguas nacionales.

¿Pero qué se necesita para concretarlo?
Tiene que haber un programa robusto y luego ir construyendo un plan que permita aplicarlo en todos los ámbitos, porque uno de los retos es transitar del monolingüismo al multilingüismo, pues no solo se trata de reconocer la existencia de las lenguas indígenas, sino generar condiciones para fortalecer a las comunidades lingüísticas, para el absoluto respeto a sus autonomías y a su libre determinación.