Garantizan protección de menores adoptados

31

A través de la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, el sistema estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) trabaja para garantizar protección de los menores que son adoptados, informó la titular de dicho organismo, Teresita de Atocha Rodríguez Chi.
En entrevista, comentó que actualmente, la Procuraduría “recibe solicitudes de adopción, siendo el Consejo Técnico de Adopción el que lleva a cabo la reinserción de niños y adolescentes institucionalizados con situación jurídica regularizada, tomando en consideración la idoneidad de las personas solicitantes”.
Explicó que para la integración del expediente, los documentos que se requiere a los solicitantes son: carta dirigida a la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del DIF estatal, firmada por éstos, manifestando su voluntad de adoptar, especificando el perfil de la niña, niño o adolescente que deseen adoptar.
De la misma forma, deben de entregar copia simple y original para cotejo de la identificación oficial con fotografía (credencial para votar, pasaporte o cédula profesional), así como copia certificada de las actas de nacimiento con una vigencia que no exceda los seis meses de su expedición.
En caso de tener hijos, deben proporcionar la copia certificada de las actas de nacimiento con una vigencia que no exceda los seis meses de su expedición, además de la copia certificada del acta de matrimonio, o en su caso resolución judicial donde acredite el concubinato, dos cartas de recomendación de personas que conozcan la intención de adoptar, con datos del contacto de quien expida la misma.
A ello se agregan los certificados médicos de los solicitantes expedidos por la Secretaría de Salud, exámenes toxicológicos que incluyan los elementos de: anfetaminas, barbitúricos, benzodiacepinas, cannabinoides, cocaína y opiáceos, así como la constancia laboral, comprobante de domicilio, entre otros.
En ese mismo escenario, la responsable del organismo explicó que primero se garantiza que los solicitantes cumplan con los requisitos de idoneidad, mediante estudios de trabajo social, psicológico y psiquiátrico.
Una vez realizado la asignación y el procedimiento judicial, la Procuraduría, a través de la Subdirección de Atención Psicosocial a Niñas, Niños y Adolescentes, brinda acompañamiento psicológico a la pareja y a los menores, como parte del seguimiento post-adoptivo, encaminado a garantizar que haya adaptación, sobre todo ayudarlos a enfrentar cualquier situación que se presente y buscar alternativas para que puedan salir adelante como familia.
Finalmente, destacó que se llevan a cabo los estudios de seguimiento de trabajo social, con la finalidad de conocer la situación social, económica, médica y escolar en que se encuentra la niña, niño o adolescente, así como los tratos y cuidados que le prodigan al mismo. Todo ello, con el fin de privilegiar su interés superior, que se encuentre en un ambiente sano, adecuado, estable y armonioso.

Información: Lorena García / Fotografía: Humberto Cu