Expectativas favorables en la industria panificadora

17
Hécotr Mena Trejo

Por: Anabel Martínez Torres

Entrevista a HÉCTOR MENA TREJO

Presidente de la Canainpa, delegación Campeche

 

Con el inicio del 2019, nuevos retos y metas llegan a la Cámara Nacional del la Industria Panificadora (Canainpa) delegación Campeche, tras un cierre de año donde las ventas repuntaron en más de un 100 por ciento, gracias a las condiciones climatológicas que imperaron desde noviembre, haciendo de esta temporada invernal una de las mejores en los últimos años para los 40 socios adscritos a la cámara y para todo el sector en general, además de consolidar la Primera Feria del Pan, que se realizó en coordinación con el Gobierno del Estado, dejando una derrama de más de 300 mil pesos en un solo día.
Así, buscando el crecimiento del padrón de socios, la presidencia de la Canainpa, actualmente a cargo de Héctor Mena Trejo, se prepara para una sucesión con base en las normativas de la Cámara a nivel nacional, para dar continuidad a las estrategias y programas que consoliden la industria en el Estado que, si bien atraviesa por una buena temporada, los nuevos retos de cara a una nueva administración federal y una tardía cuesta de enero, son motivo de incertidumbre para el primer trimestre del año.

¿Cómo auguras el inicio de año para el sector?
Estamos confiando en que las condiciones climáticas nos sigan favoreciendo, cada año se reduce más el periodo invernal en el Estado; hablamos de que en el pasado era de seis meses aproximadamente y ahora si bien nos va, estaremos cerrando con buenas ventas hasta este mes, lo cual nos ayuda en la famosa cuesta de enero, aunque si lo vemos desde otra perspectiva, nuestra cuesta inicia a principios y mediados de febrero, por lo que enero significa para nosotros una época de preparación para afrontar los embates en alzas de algunos precios, impuestos, y nuevas responsabilidades como patrón que no estaban previstas, como el aumento al salario mínimo en un 16 por ciento, que si bien para algunas personas no es mucho, para nosotros como microempresarios significan más de 12 pesos más al día.

¿De qué forma impactará este aumento al sector?
De qué forma no, realmente cuando se hacen estas modificaciones a veces no se toman en cuenta a las microempresas, normalmente hablan de todas en general, pero quienes nos vemos más afectados son los que tenemos pequeñas empresas que al realizar estos movimientos nosotros asumimos la responsabilidad haya ventas o no, y recordemos que la buena temporada para nosotros solo es de un par de meses y el resto es sobrellevar las panaderías para evitar el cierre, así que quizás en los primeros meses no lo sintamos, pero en temporada de calor nos tocará aguantar y resistir lo más que podamos, pues con el aumento al salario, también vendrán otros incrementos inevitables como el pago al Seguro Social, Infonavit, etcétera.

¿Cree que esto pueda provocar recortes para el ajuste presupuestal?
No nos adelantemos, si algo ha demostrado el empresariado campechano es que sabe aguantar, lo que corresponde ahora mismo es prepararnos, analizar los ajustes que hará el Gobierno Federal, en conjunto con el estatal, que también ha sido un factor determinante para mantenernos vigentes. Y es que tal pareciera que las decisiones no las toman viendo hacia abajo, sino de en medio hacia arriba, no es lo mismo ser asalariado de una macro empresa a percibir salario de un pequeño emprendedor, y ahí es donde nos vemos afectados porque no podemos competir con esas empresas ni tenemos la capacidad de utilidad. Sí vamos a sentir el incremento, dependiendo del número de empleos que sostenemos, pero estamos en toda la disposición de contribuir a una mejor calidad de vida de las familias mexicanas.

¿Cuáles son las metas para este año?
Es un año con muchas expectativas favorables, de mucho crecimiento para la cámara y los empresarios gracias a algunos programas que pudieran concretarse para nosotros en lo estatal y lo federal. Trabajaremos en la afiliación porque un sector unido puede lograr más que cada quien por su lado, probablemente deje la Canainpa en marzo, así que también estamos ajustando y cerrando todo lo que se tiene para no dejar ningún pendiente y garantizar la continuidad del sector afiliado; no nos retiramos, continuamos siendo parte del sector, pero estamos conscientes de que para crecer hay que evolucionar y dar cabida a todas las formas de pensar, nuevas ideas, que consoliden la panadería en el Estado. Hay mucho por hacer y unidos lo vamos a lograr.

¿Cómo se dará esta transición, ya se tienen perfiles idóneos?
Por elección de acuerdo con las normas nacionales, actualmente la Canainpa ha hecho algunas modificaciones internas en el reglamento, ahora las propuestas pasan por una comisión ejecutiva nacional y tiene que tener el respaldo de ciertos socios y otros requerimientos, hasta mi designación solo bastaba una votación de entre 40 y 50 socios, y quien tuviera mayoría ganaba; ahora el currículum que se envía a México tiene que tener el respaldo de algunos socios del sector panadero, para saber si el perfil es idóneo para esta responsabilidad. En mi caso mi cargo ha llegado a su término, y ya tenemos algunas personas interesadas en sucederme, pero los nombres se darán a conocer llegados los tiempos, no antes.

¿Está satisfecho con su desempeño?
Definitivamente, un cargo no hace a una persona, aquí es un cargo honorario y todo lo que se hace es pensando en un crecimiento colectivo, desafortunadamente no se le puede dar gusto a todos, pero nos vamos satisfechos, logramos integrarnos al Consejo Coordinador Empresarial (CCE), que nos ha dado otras oportunidades de crecimiento, y partir de ello hemos generado otras estrategias que nos han funcionado, definitivamente quien llegue también hará lo mejor para todo el sector panadero de Campeche. Te puedo decir que pese a todos los retos que hemos enfrentado desde la presidencia, ha sido una gran experiencia en la que tuve que abandonar muchos proyectos personales para dedicarme a un bien común.