A las 2 de la mañana del próximo domingo 28 de octubre concluye el horario de verano en México, por lo que se recomienda que hoy sábado se atrase el reloj una hora antes de irse a dormir, para que al día siguiente se reanuden las actividades con el horario de invierno.
De acuerdo con el Fideicomiso para el Ahorro de Energía Eléctrica (FIDE), con la aplicación de la medida se obtuvo un ahorro de energía eléctrica de 941.019 Gigawatts-hora (GWh), que equivale al abastecimiento del consumo eléctrico de 589 mil casas habitación durante todo un año, con un promedio de 266 kWh/bimestre.
Con el horario de verano se evitó la emisión a la atmósfera de 548 mil toneladas de bióxido de carbono, principal contaminante del efecto invernadero, que es el equivalente a la quema de un millón 198 mil barriles de petróleo.
El ahorro económico obtenido por la implementación de esta medida durante el 2018 se estima en mil 393 millones de pesos, con un costo medio de la energía eléctrica de 1.4805 pesos por kWh para los usuarios domésticos. Esta cifra incluye los ahorros de los 33 municipios de la franja fronteriza norte.
El horario de verano terminará hasta el próximo domingo 4 de noviembre en los municipios de Tijuana, Mexicali, Ensenada, Playa Rosarito y Tecate en Baja California; Juárez, Ojinaga, Ascención, Coyame del Sotol, Guadalupe, Janos, Manuel Benavides y Praxedis G. Guerrero, en Chihuahua; Acuña, Piedras Negras, Guerrero, Hidalgo, Jiménez, Zaragoza, Nava y Ocampo, en Coahuila; Anáhuac y Los Aldama, en Nuevo León; Nuevo Laredo, Reynosa, Matamoros, Camargo, Guerrero, Gustavo Díaz Ordaz, Mier, Miguel Alemán, Río Bravo y Valle Hermoso, en Tamaulipas.
Cabe señalar que Sonora y Quintana Roo no participan, por lo que ambas entidades mantendrán su horario. Al término de la aplicación, en noviembre de 2018, se obtendrán los resultados de la evaluación de la segunda transición octubre-noviembre, los cuales se presentarán en un informe final.
En un sondeo realizado por Novedades Campeche, algunos campechanos consideraron que la medida es sinónimo de ahorro, mientras que otros dijeron que solo representa ganancias para los empresarios. “Solo a unos les conviene este cambio, ya que es prácticamente lo mismo que se consume en energía eléctrica, así que no beneficia en nada”, dijo Manuel Chin Montenegro.
Lamentó que las tarifas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) aumentan cada año, a pesar de este tipo de acciones.
Marco Antonio Cobos Rosado agregó que esto es una buena alternativa que no afecta a los ciudadanos, pero que sirve para el ahorro de energía en la ciudad y país, al aprovechar más la luz natural.

Información: Daniel Castillo y Ana Patricia Peña /Fotografía: Humberto Cu