Escándalo rodea a diputada federal panista por Campeche

66
Rocío Matesanz Santamaría, diputada federal por el estado de Campeche.

Redacción Novedades

Una investigación realizada por Raúl Olmos, periodista e investigador de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad A.C. y apoyado en la información de la reciente filtración de documentos denominada Paradise Papers, ha dejado en evidencia la asignación de un contrato de Pemex a una empresa creada apenas mes y medio antes de adjudicárselo en 2007.
La empresa fue creada en las Islas Caimán un mes antes de que Felipe Calderón tomara protesta como presidente, y la cual obtendría un contrato por más de 10 mil millones de pesos, mismo que fue negociado por el empresario chiapaneco José Farrera Redondo, esposo de la actual diputada federal por el estado de Campeche, Rocío Matesanz Santamaría.
La empresa se denominaba Sea Dragon de México y al mes y medio de haber sido creada, Petróleos Mexicanos le otorgó un contrato de 10 mil 300 millones de pesos.
El periodista Raúl Olmos publicó en el sitio Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad una investigación que se deriva de los Paradise Papers, en la que revela que durante el gobierno de Felipe Calderón, Pemex le entregó un contrato por 958 millones 655 mil dólares a SeaDragon de México, una empresa que acababa de ser creada.
“La asignación la publicó Pemex el 1 de junio en el Diario Oficial de la Federación. El contrato fue por 958 millones 655 mil dólares, equivalente en esos días a 10,300 millones de pesos, con vigencia del 20 de junio de 2007 a diciembre de 2014”.
SeaDragon de México era una empresa de papel que fue creada en un paraíso fiscal de las Islas Caimán, pero los contratos que le otorgó Pemex la convirtieron en poderosa y varias compañías extranjeras intentaron apoderarse de ella.
“Con el contrato de Pemex en la mano, aquella empresa de reciente creación se cotizó muy alto, y empezó a ser codiciada por inversionistas extranjeros que operaban desde los paraísos fiscales de las islas de Bermudas y Gran Caimán, en el Atlántico, y de Guersney, en el Canal de la Mancha. Consorcios de la India y de Inglaterra intentaron quedarse con la mayoría de la compañía”.
La investigación de Raúl Olmos indica que la empresa SeaDragon de México realizó movimientos inusuales y en 12 días les vendió sus acciones a dos empresas de papel constituidas en las Islas Caimán.
“Doce días antes de que entrara en vigor el contrato con Pemex, el fundador y casi dueño único de SeaDragon de México vendió el total de sus acciones en 50 mil pesos a dos empresas extranjeras sin experiencia, también recién creadas”.
“El 99% de las acciones quedaron en manos de Sea Dragon Offshore Ltd., que había sido constituida en Islas Caimán, en el domicilio de Ugland House, donde están las oficinas de otras 18 mil empresas de ‘gaveta’, que sólo existen en el papel. El 1% restante fue para su filial SeaDragon Consulting Services Ltd., la cual se creó en Londres, en el número 34 de Park Street, que también corresponde a una oficina virtual compartida con más firmas”.
La compañía SeaDragon de México obtuvo otro contrato millonario antes de que terminara el primero. Esta vez el contrato rebaso al anterior y fue entregado cuando Pemex era dirigido por Emilio Lozoya Austin.
“Antes de que SeaDragon de México concluyera su contrato con Pemex, volvió a obtener en febrero de 2014 una nueva asignación para rentar cinco plataformas, durante seis años, por 1,800 millones de dólares (unos 23 mil millones de pesos al tipo de cambio de entonces)”.
“El titular de Pemex en ese momento era Emilio Lozoya Austin, quien defendió el contrato sin licitación, con el argumento de que no había plataformas disponibles en el mercado”.
En la publicación de Raúl Olmos se asegura que los vínculos del empresario José Farrera Redondo, creador de SeaDragon de México llegaron a las más altas esferas de la administración de Felipe Calderón.
“El fundador de SeaDragon de México, José Farrera Redondo, es esposo de la actual diputada federal por el estado de Campeche, Rocío Matesanz Santamaría, quien se afilió al PAN en 2007”.
“Cuando se integró a las filas del panismo, Matesanz pertenecía al grupo político de su paisano Juan Camilo Mouriño, quien era la mano derecha de Calderón, primero como jefe de la Oficina de la Presidencia y luego como secretario de Gobernación”.
En la nota publicada en el sitio de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad se indica que la empresa Tecnogolfo, ligada a la diputada panista Rocío Matesanz Santamaría, ha sido contratista de Pemex durante varios años.

SE DESLINDA DE IRREGULARIDADES

Rocío Matesanz explicó en entrevista que Sea Dragon de México, con sede en Ciudad del Carmen, Campeche, es la “representante comercial” de la británica Sea Dragon Offshore Ltd.
“La empresa se constituyó para participar en esta licitación pública internacional. Nosotros ya teníamos tiempo siendo representantes comerciales de la empresa inglesa de Sea Dragon Off Shore. “Esa es la razón por la cual mi esposo la constituye, no es algo que nace sino que se constituye porque ya habíamos sido representes comerciales de Sea Dragon Offshore”, detalló la legisladora.
“Lo que haces es representarlos y apoyarlos en trámites para que todos los trabajos y servicios que ellos brinden a Pemex cumplan siempre dentro del marco de la ley y lo hagan de la mejor manera y calidad”, puntualizó.