En peligro, más de 1,600 viviendas

115
En el 2017 se reportaron varios deslizamientos, uno en la colonia Samulá, dos en la colonia El Mirador y algunos otros más pequeños en la colonia Sascalum

Poco más de mil 600 viviendas están en riesgo alto y muy alto de inundación, derrumbe, deslizamientos y hundimientos de acuerdo con el recién actualizado Atlas de Riesgo del Municipio de Campeche.
Señaló que hay incidencia de peligro por la amenaza de fenómenos naturales como derrumbes, deslizamiento, hundimiento, marea de tormenta, fracturas, temperatura máxima, lluvias extremas, tormentas de granizo, inestabilidad de ladera y sequía.
El estudio realizado por la empresa “Acierto Consultores” para la elaboración del documento tuvo un costo de 1.5 millones de pesos; el 70 por ciento fue recurso federal proveniente de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) y el 30 por ciento fue inversión municipal.
El director de la Unidad Administrativa de Desarrollo y Planeación Urbana del Ayuntamiento de Campeche, Jorge José Sáenz de Miera Lara, detalló que los principales riesgos detectados para la capital del Estado son el de inundación y el de estabilidad de laderas.
Entre los puntos de la ciudad donde se presenta inundación de manera recurrente son la calle Perú, la calle 104 del barrio de Santa Lucía, el fraccionamiento Quinta de los Españoles y la avenida Concordia, debido a que son los sitios más bajos de la zona.
“El Atlas de Riesgo propone algunas obras que se tendrían que hacer para disminuir estos impactos que tiene la población en estos puntos específicos; por ejemplo, revisar los niveles de drenaje en la calle Perú, ya que aparentemente hay diferencia de niveles entre el desagüe y el cárcamo de recolección de esos drenajes que están en la Colosio esquina con Perú y Lázaro Cárdenas”, reiteró.
Agregó que en la calle 104 del barrio de Santa Lucía se plantea ampliar las obras hidráulicas, ya que este punto es el que conecta el agua que viene de Cuatro Caminos y el canal del aeropuerto a La Ría, pero el diámetro del ducto es muy pequeño; esta situación provoca inundaciones.
En el caso de la avenida Concordia, a la altura del fraccionamiento Quinta de los Españoles, es necesario hacer un drenaje.
Aclaró que la mayoría de estas obras están dentro de la cartera de trabajos para el 2018 que serían realizados por la administración estatal o municipal.
En algunas zonas como es la colonia Cuatro Caminos, el Ayuntamiento de Campeche realiza actualmente algunas intervenciones. Mientras que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Estado (CAPAE) tiene en proyecto la ampliación del megadrenaje en el área de Concordia, lo que también ayudará a disminuir la problemática.
En la estabilidad de laderas, el peligro se centra en El Mirador y en algunos puntos de la colonia Samulá, por lo que la recomendación es evitar los asentamientos en estas zonas, ya que por el tipo de material de la región (calizo), éstas no son tan estables y puede generar algunos deslizamientos.
Detalló que hay 980 viviendas en riesgo alto de inundación, 165 casas están en peligro por las lluvias extremas, 441 propiedades podrían sufrir derrumbes, una construcción está en alerta por deslizamiento y 30 más, por hundimiento debido a que están instaladas sobre cuevas.
Durante el 2017 se reportaron varios deslizamientos, uno en la colonia Samulá, dos en la colonia El Mirador y algunos otros más pequeños en la colonia Sascalum. No hubo saldo rojo, pero sí pérdidas materiales.
Señaló que el Atlas de Riesgo será una herramienta que servirá para planear la mejora de la ciudad, tanto en las obras privadas como públicas, así como dirigir los recursos hacia donde se requieran y que los desarrollos habitacionales o comerciales cumplan con las medidas de mitigación para los riesgos que se puedan presentar.

EL SEGUNDO PASO SERÁ LA ACTUALIZACIÓN DEL PROGRAMA DIRECTOR URBANO
El director de Desarrollo y Planeación Urbana del Ayuntamiento, Jorge José Sáenz de Miera Lara, agregó que el Atlas de Riesgo es la primera etapa de todo un sistema para una mejor planeación de la ciudad, ya que el siguiente paso será la actualización programa Director Urbano y el tercero, optimizar el Reglamento de Construcción.
El Director Urbano es un programa para delimitar hacia dónde debe crecer la ciudad, pues indica cuáles son los lugares para zonas habitacionales y cuáles son para uso de suelo comercial.
Afirmó que la estrategia actual carece de suelos mixtos, que se refiere a edificios donde la planta baja puede ser comercial y las plantas altas habitacionales. También está limitado el tema de las alturas y la densidad de la población debe ser más alta, en lugar de planearse una ciudad más extensa.
“Antes se pensaba que las ciudades entre más amplias era mejor, pero en los últimos años la experiencia nos dice que entre más grandes también se vuelven más caros los servicios y por lo tanto se vuelven más ineficientes”, expresó.
El Director Urbano será un plano donde estará perfectamente zonificada cada parte de la ciudad. Si es habitacional dependerá del número de habitaciones y también deberá tener un área comercial, considerando el transporte y áreas de servicio.

ACTUALIZARÁN REGLAMENTO DE CONSTRUCCIÓN
Por otra parte, Jorge José Sáenz de Miera Lara compartió que durante este año se trabajará en la actualización del Reglamento de Construcción y se prevé concluirlo antes de que finalice la administración municipal.
Aclaró que los atrasos se deben a que siguen en espera de la Ley de Asentamientos Humanos, ya que de ella se desprenderán muchos puntos importantes.
“No podemos tener un reglamento actualizado hasta no tener la ley, una vez que se tenga la ley aprobada y publicada, trabajaremos para armar el reglamento a mediados de año”, expuso.
Dijo que se deben actualizar muchos puntos, ya que la altura en Campeche para las construcciones es limitada, lo que complica las inversiones cuando las empresas requieren construcciones con una altura mayor a la permitida.
Es por ello que la actualización y modernización de esta herramienta permitirá que vengan hoteles o inversiones para edificios de departamentos, pero esto se debe hacer dentro de un régimen ordenado.

Información: Lorena García