El suicidio, un reto para el Hospital Psiquiátrico

27

Por Lorena García

Con el objetivo de dar seguimiento a la atención de personas con tendencia suicida, desde septiembre el Hospital Psiquiátrico de Campeche implementó visitas a los pacientes para sensibilizarlos sobre la importancia de continuar con el tratamiento, destacó el director de la clínica, Saúl Arroyo Rodríguez.
El proceso consiste en atender a la persona y otorgar una cita para dar seguimiento a su caso, pero si no regresa, entonces la trabajadora social de la institución va al domicilio del paciente con la finalidad de exhortarlo a que acuda al nosocomio para que reciba la atención que requiere.
Debido a que la mayoría de los pacientes son de Campeche, este método se implementa actualmente en este municipio, pero se espera en un futuro llevarlo al resto de la entidad.
En entrevista con Novedades de Campeche, dijo que más de 10 mil personas al año son atendidas en este hospital, ya sea en consulta externa y urgencias. En septiembre vieron a 33 personas con idea o intento suicida.

¿Cuáles son los avances en los servicios que brinda el Hospital Psiquiátrico de Campeche?
Vale la pena remarcar que ahora tenemos un proceso diferente en la atención del suicidio, que es nuestro principal problema. Cualquier paciente con conducta suicida que llega a Urgencias es canalizado directamente a las áreas de Psiquiatría y Psicología, donde contamos con médicos para brindar esta atención de manera específica.
A través de una trabajadora social, se llevan a cabo las visitas a familiares para que se mantenga el contacto con este tipo de pacientes. Esto es un logro, una actividad que realizamos septiembre y que ha dado resultados positivos, de acuerdo con las estadísticas.

¿Cuál es la diferencia entre este método y lo que se hacía anteriormente?
Le damos un seguimiento a la mayoría de las personas que hemos atendido con intentos de suicidio. Analizamos su escolaridad, las cuestiones laborales, las situaciones de estrés y demás factores que los lleva a un acto impulsivo de ese tipo. Antes solo se daba atención y ahí quedaba, pero ahora obviamente la persona se va a su domicilio y se hace un mayor trabajo.
También detectamos que algunos pacientes tienen problemas para llegar a las consultas porque no tienen recursos para el transporte, entonces estamos viendo muchas cuestiones que no se veían para lograr que por lo menos aquellos que han intentado quitarse la vida no lo vuelvan a hacer.

¿A cuántas personas brindan servicio en el Hospital Psiquiátrico? Del total, ¿cuántas son por conducta suicida?
Atendemos al año más de 10 mil personas en la Consulta Externa y Urgencias. Por conducta suicida no los teníamos tan identificados, porque esto no aparece como un diagnóstico. Actualmente estamos organizando nuestras estadísticas para agregar un apartado para esto en nuestra hoja diaria de informes, de forma interna, y eso nos está ayudando. Por ejemplo, en septiembre tuvimos 33 pacientes con intento de suicidio.
También hay personas con ideaciones suicidadas que no han llegado a actuar, pero estamos tratando de atacar todo esto para darle una solución.

¿Cómo es este seguimiento?
Por ejemplo, tenemos al paciente que se interna o se le da la atención, se registran sus datos y lo citamos en ocho días. Antes no lo hacíamos, pero si no acude se le llama por teléfono y la trabajadora social acude a su domicilio, habla con la persona, la entrevista y la sensibiliza para que acuda al hospital.

¿De qué municipios son?
La mayoría son de Campeche, pero obviamente tenemos de Candelaria y Carmen. Por ahora trabajamos esto con Campeche, pero en breve nos organizaremos para tratar de que lleguen aquí todos, o de trabajar con las otras unidades de salud mental en los municipios.

¿Cuántos pacientes hay internados?
Tenemos entre 30 y 35 personas. Siempre hay pacientes de todo el Estado, actualmente también llegan personas de otras entidades como Quintana Roo y Yucatán para quedarse, porque nos recomiendan allá y llegan directamente con nosotros.
¿Cómo se trabaja con los familiares de pacientes psiquiátricos?
Cuando hablamos de paciente psiquiátrico, con una enfermedad como tal, es difícil el estigma porque hasta los familiares no entienden.
En el hospital tenemos un equipo de trabajo social que lleva 30 años de experiencia y hoy en día, también cuenta con un mejor proceso. Hacen talleres psicoeducativos, dan una mejor atención y ayudan a sensibilizar a los familiares. Los casos más severos son atendidos a domicilio.

¿Qué porcentaje de los pacientes logran terminar sus tratamientos?
Es un poco complejo el que terminen, lo que hacemos hoy en día es que las áreas de Psiquiatría y Psicología dan una respuesta mucho mejor, tanto de forma farmacológica como psicoterapéutica. Esto ayuda a que la familia mejore esa aceptación.
Hay poco internamiento y eso demuestra que se está dando una mejor atención. Hace años había una información no adecuada de las enfermedades mentales y la gente no acudía. Se tiene que seguir trabajando esto, insistiendo, porque eso nos llevará a tener un mejor servicio y que acudan con nosotros.

¿Cuál es el rango de edad en el que más se están presentando estas enfermedades?
Eso implica hablar de diferentes enfoques. Los principales problemas en el nosocomio son los trastornos de ansiedad y los depresivos. En la parte de internamiento hay pacientes con esquizofrenia, trastorno bipolar, uso de sustancias y daño cerebral.
La cuestión de consulta externa es diferente, porque hay más casos de problemas de estrés y ansiedad. Estas situaciones ya aparecen en la adolescencia y nuestra mayor población está entre los 18 y 40 años de edad.
A raíz de todo esto, por indicación de la Secretaría de Salud, se han implementado acciones. Hicimos equipos de psicología y medicina muchos más amplios, y esto da un mejor tratamiento a toda la ciudad.