Día de Muertos deja buenas ganancias para comerciantes

6
Este año los vendedores de flores fueron los que más se beneficiaron por las festividades a los Fieles Difuntos. (Humberto Cu)

Por: Adriana Quijano García

Comerciantes del Mercado Principal “Pedro Sáinz de Baranda” y empresarios del sector panadero reportaron buenas ganancias del 30 de octubre al 2 de noviembre por las ventas relacionadas al Día de Muertos este año.
Los locatarios indicaron que los diferentes exhortos que se hicieron a los campechanos para que adquirieran sus productos para sus altares y pibipollos en el principal centro de abasto surtieron efecto.
Durante un recorrido que hizo Novedades Campeche, expendedores de flores, carnes y dulces típicos afirmaron que las ganancias durante estos días se debió a que la ciudadanía de la entidad se preocupa por mantener vivas las tradiciones, además de que las instituciones educativas piden productos para ofrendas como parte de las actividades curriculares de los estudiantes e incluso las autoridades de gobierno organizan eventos alusivos, como la muestra de altares en la calle 59.
La comerciante Lucía May compartió que las flores fueron los productos que más se adquirieron, ya que las ganancias aumentaron hasta un 50 por ciento este año.
“La verdad sí nos fue bien. Los racimos los vendíamos de acuerdo con la cantidad de flores entre 10 y 20 pesos; las de cempasúchil fueron las que más se buscaban. Este año sí podemos decir que nos recuperamos”, señaló.
De acuerdo con los venteros de carnes, las variedades más solicitadas fueron el puerco y la gallina, que son las más utilizadas en el pibipollo que se elabora en la entidad.
“La gallina fue lo que más pidieron, aunque hay quienes consideran que su carne es muy dura y prefieren usar pollo. La afluencia fue buena pero la venta aumentó principalmente por la noche, después de que las personas salen de sus trabajos. A todos en general nos fue muy bien”, dijo el carnicero Lourdes Collí.
En cambio, los comerciantes de frutas y verduras lamentaron que la competencia que representan los supermercados fue mucho mayor que en otros sectores, por lo que sus ganancias fueron menores.
El vendedor Omar Dzul explicó que otro factor fue que algunos productos para las ofrendas subieron su precio sin previo aviso, entre ellos la jícama que se comercializó hasta en 50 pesos.
“Nuestras ventas sí bajaron porque se elevó el costo de la fruta, tal como la uva y la manzana. Lo compensamos con ofrecer charolitas que vendíamos en 20 pesos y la mandarina sí estuvo sobre los 30 pesos, porque el guacal nos lo dejaron en 250 pesos”, agregó.
Detalló que la afluencia disminuyó ayer viernes porque la población campechana acostumbra gastar una sola vez para comer los tradicionales pibipollos.
Aunque en términos generales el resultado final para los locatarios del principal centro de abasto fue positiva, los comerciantes reiteraron que continuarán su campaña de difusión para que se consuma lo local.
Coincidieron que se prepararán para la llegada de las fiestas decembrinas para recuperarse por completo tras los meses de baja venta.
Por su parte, el delegado de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) en Campeche, Héctor Alejandro Mena Trejo afirmó que algunos socios de la organización registraron un reporte del 10 por ciento en sus ventas este año.
Agregó que las bajas temperaturas que se vivieron durante los últimos días fueron favorables, porque permitió que los campechanos consumieran más productos elaborados con base en harina y azúcar.
“Socios y algunos compañeros del sector panadero coincidieron en que las ventas han sido favorables”, indicó.
Explicó que la elaboración del pan grande tradicional inició desde el 30 de octubre, porque el 31 de octubre, así como el 1 y 2 de noviembre son las fechas más fuertes para la temporada de Día de Muertos. Sin embargo, algunos empresarios no lograron colocar alrededor del 2 por ciento de su producto.
Recordó que este año no hubo aumento en el precio del pan gracias a un acuerdo que se hizo con el Gobierno del Estado, con la finalidad de apoyar a la economía de los campechanos.
“Por ejemplo, un riñón de 600 gramos cuesta 50 pesos, uno de 880 o 900 gramos 60 pesos y uno de un kilogramo llega a los 80 pesos. Tenemos una ligera variedad en precio debido a la calidad y gramaje de los productos que se utilicen”, precisó.
Recordó que durante el 2016 estuvieron difíciles las ventas porque no se registró ningún repunte como este año, por lo que esperan que diciembre también sea un buen mes para que salga el producto.