Depresión en adultos mayores, en vigilancia

35

La Secretaría de Salud tiene registrado a por lo menos 39 mil 161 adultos mayores que reciben atención médica directamente en los 91 centros de salud del Estado, atendiendo deterioros cognitivos y riesgos de caídas causadas por las limitantes de la edad, sin embargo, se pone especial énfasis a la depresión en personas mayores a 60 años debido a los factores que lo causan y que es determinante en la calidad de vida de este sector de la población.
En este sentido, los responsables del Módulo de Atención Gerontológica, Marcos Vázquez Turriza y Arcely Segovia Barbosa, detallan que, de acuerdo con el sistema de tamizaje, el 10 por ciento de la población geriátrica que se atiende presenta depresión en diferentes grados, no obstante, cabe la posibilidad que este porcentaje sea mayor, por ello nos detallan la importancia y cuidados que requiere un adulto mayor, así como las acciones que se realizan a favor de la población geriátrica.

¿Cuales son las principales enfermedades en el adulto mayor?
Principalmente las crónico-degenerativas, como son la diabetes mellitus, obesidad, dislepidemia e hipertensión arterial, así como el crecimiento prostático y la fractura de coles, muy común en este sector de la población por su relación con las afectaciones del oído y el equilibrio, afectando principalmente las muñecas de la mano y rodillas por caídas. Por ello trabajamos de la mano con el Programa de Atención en Salud del Adulto Mayor y del Anciano para dar vigilancia oportuna a cada uno de estos padecimientos y prevenir otros a causa de la edad que puedan interferir en su estado de ánimo y que finalmente provoque una depresión.

¿Cómo se diagnostica la depresión en un adulto mayor?
Hay signos que son muy visibles, pero dada la experiencia de este sector en específico, en muchas ocasiones (los senectos) tratan de aparentar lo más posible que todo está bien, por ello para detectar que un adulto mayor se encuentra deprimido aplicamos una valoración de 15 preguntas relacionadas a su estado de ánimo y hábitos diarios, entre otros y dependiendo del resultado, la valoramos como leve, moderada o severa, siendo esta última cuando se canaliza directamente al psicólogo para un tratamiento específico, reportando a su médico para su medicación, en los otros casos se les atiende desde el programa con actividades recreativas para su esparcimiento.

¿Qué provoca la depresión en los adultos mayores?
Principalmente el aislamiento social, si bien la detección es lo más importante, muchos familiares hacen caso omiso al tiempo de calidad que se pasa con ellos, muchos adultos mayores se encuentran deprimidos a causa del abandono que por lo regular no es intencional pero que existe por parte de quienes en algún momento dependieron de ellos, y todo esto influye en su calidad de vida, porque si bien las enfermedades por edad no se pueden detener, sí el estado de ánimo marca la diferencia en el desarrollo de las mismas; si queremos que el adulto mayor se apegue a las recomendaciones de su médico, tratamientos, nutrición, etcétera, debe estar motivado; tener la energía para desarrollar a  plenitud su vejez, de lo contrario comenzará por no asistir a sus controles médicos y el deterioro se acelera.

¿Cuáles son los síntomas principales?
Algo que vemos con frecuencia es su resignación a que es normal porque “ya están grandes” pero no, sentirse bien debe ser una constante a lo largo de nuestras vidas y si no contamos con un familiar cerca, cuidar de nosotros mismos es válido, la falta de apetito, mucho sueño, apartarse de su circulo social, evitar invitaciones familiares son los principales síntomas de una probable depresión.
En el caso de los familiares que tienen a un adulto mayor en casa, es exhortar a que los integren en las actividades de familia, asignarles un rol de acuerdo con sus capacidades pues ellos buscan sentirse útiles y que los demás necesiten de ellos como lo hicieron en su edad productiva. Tener mucha tolerancia y paciencia, frecuentemente ellos se sienten agredidos porque le gritan a causa de su pérdida auditiva, y entendemos que el familiar lo hace en desesperación por comunicarse, sin embargo, pueden hacer uso de otras técnicas como identificar con qué oído escuchan mejor y hablarle directamente a la oreja para evitar malentendidos.

 ¿Qué acciones se realizan desde la Secretaría de Salud para coadyuvar en la calidad de vida de la población geriátrica?
Con la creación del módulo gerontológico, hemos dado mayor apertura a la atención de la salud del adulto mayor como primer punto de referencia para canalizarlos a otras áreas de especialidad, por ejemplo, en el caso de la pérdida auditiva se les asigna a un especialista quien determina si es candidato o no a un aparato auditivo. En general, nosotros como gerontólogos trabajamos en conjunto con los médicos, nutriólogos, psicólogos y activadores físicos trabajamos por darles la atención integral específica que este sector de la población necesita y que, a diferencia de hace unos años, el estudio de la salud, la psicología y la integración social y económica de las personas que se encuentran en la vejez, no se le daba tanta importancia como la que tiene ahora para tener adultos mayores felices y en plenitud.

Una entrevista de Anabel Martínez