Con reformas, el Congreso garantiza derechos y la equidad de género

64
Sesión del Poder Legislativo

Durante el presente ejercicio constitucional de la LXII Legislatura, en el Congreso del Estado se han logrado importantes avances en materia de erradicación de todo tipo de discriminación, sobre todo en equidad de género, por lo que ponen el ejemplo administrativo gubernamental a través de reformas a sus organismos internos para garantizar los derechos de la población.
De esta manera, los diputados de las diversas fuerzas políticas, encabezados por el presidente de la Junta de Gobierno y Administración, Ramón Méndez Lanz, aprobaron una iniciativa para reformar el Reglamento Interior de la Secretaría General del Congreso del Estado, con la cual se modifican un par de incisos y se agrega una sección al Capítulo II denominada “De la Oficina de Igualdad de Género”.
En el planteamiento se señala que la igualdad de género es un principio constitucional que estipula que hombres y mujeres son iguales ante la ley, lo que significa que todas las personas, sin distingo alguno, tienen los mismos derechos y deberes frente al Estado y la sociedad en su conjunto.
El documento presentado por la presidenta de la Comisión de Equidad del Congreso, Alejandrina Moreno Barona, la reconoce como una conquista histórica de las mujeres, pues hasta hace algunas décadas plantearse la igualdad de derecho era algo inconcebible, ya que se consideraba que las mujeres eran naturalmente diferentes.
“Sin embargo, la desigualdad entre los géneros persiste aún en diversas regiones, privando a las mujeres de derechos y oportunidades fundamentales”, añade.
La exposición de motivos señala que el empoderamiento de las mujeres requiere esfuerzos más enérgicos, incluso en los marcos jurídicos, para combatir la discriminación que a menudo es consecuencia de actitudes patriarcales y de las normas sociales que estas conllevan.
En el dictamen aprobado por los legisladores aclara que no basta decretar la igualdad en la ley, cuando en la realidad no es un hecho. Precisa que, para que así lo sea, la igualdad debe traducirse en oportunidades reales y efectivas para ir a la escuela, acceder a un trabajo, a servicios de salud y seguridad social; competir por puestos o cargos de representación popular; gozar de libertades para elegir pareja, conformar una familia y participar en los asuntos de nuestras comunidades, organizaciones y partidos políticos.
“De ahí el origen relevante de las oficinas de igualdad de género, pues son instancias creadas para desarrollar y guiar los trabajos en el interior y exterior de las dependencias y entidades de la administración pública”, principio que ya han asumido también las diversas dependencias del Poder Ejecutivo.
La instalación de la Oficina de Igualdad de Género en el Congreso del Estado tiene como propósito contar con un área que esté atenta a los asuntos que tienen relación con el tema, misma que tenga delimitadas sus funciones y acciones que den lugar a la incorporación del enfoque de género en la formulación de estrategias y servicios que proporciona el Poder Legislativo.
Así como promover el desarrollo de procesos de capacitación y formación profesional en tópicos referentes a la igualdad de género y derechos humanos de las mujeres, dirigidos al personal de las diferentes áreas del Congreso, cobrando relevancia la difusión de mensajes dirigidos a la cimentación de un quehacer legislativo ausente de conductas que se traduzcan en violencia laboral, acoso y exclusión por razones de género.
De igual manera, se ordena que sea la unidad administrativa la que proponga los ajustes normativos y procedimentales necesarios para eliminar la desigualdad en ese rubro, pretendiendo con esas medidas institucionalizar esta perspectiva al interior de la LXII Legislatura.
Con la aprobación del dictamen, la oficina de Igualdad de Género del Congreso quedó establecida legalmente en el artículo 10, inciso K del Reglamento Interior de la Secretaría General, detallándose sus funciones en el artículo 27 bis del Capítulo II, Título tercero, en seis incisos a detalle.
Ahí se explica que la Oficina de Igualdad de Género es el área de coordinación, que será la encargada de diseñar e implementar las estrategias para la transversalización de la igualdad y perspectiva de género.
Entre sus funciones está proponer acciones orientadas a la igualdad sustantiva en el Congreso del Estado; coadyuvar con los diferentes órganos para promover ambientes libres de acoso y hostigamiento laboral y pleno respeto a los derechos de la mujer; proponer políticas laborales orientadas a la igualdad sustantiva, sin menoscabo de los principios de imparcialidad, objetividad, productividad, disposición y compromiso institucional.
También se obliga a contribuir en la formación y especialización del personal de las áreas del Congreso en materia de perspectiva de género e igualdad sustantiva; ser la responsable de la producción y sistematización de información con perspectiva de género; generar el programa anual de trabajo de la oficina para calendarizar los objetivos y las acciones que permitan lograr la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres, y vigilar que se cumplan los objetivos y las acciones del programa anual de trabajo.
Cabe destacar que el inicio de las funciones de la Oficina de Igualdad de Género no requirió la creación de nuevas plazas o áreas administrativas, pues se determinó en los transitorios de la reforma que se estaría integrando con el personal disponible de las distintas áreas del Congreso, a fin de no impactar el Presupuesto de Egresos del Congreso del Estado.
Esta reforma se suma a la realizada durante el 2017 en materia de paridad electoral, con lo cual se armonizó la Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales, determinando el 50 por ciento de las posiciones electorales son para las mujeres, tanto en línea horizontal como vertical, de tal manera que también tuvieran la oportunidad de encabezar las fórmulas a los cargos de elección popular y no solo las suplencias.

Información: Daniel Castillo