Comuna usa artimaña para despedir a historiadores

51

Con argumentos de presunto robo sin corroborar, la autoridad municipal de Campeche continúa el despido de personal, esta vez a gente dedicada a investigaciones históricas de la Oficina del Cronista.
El caso que despertó más polémica en redes sociales por la figura de cronista vitalicio de Campeche es el de José Manuel Alcocer Bernés, con 15 años de trayectoria, quien ayer confirmó su renuncia debido a que “en esta administración no lo quieren”.
Señaló a detalle de cómo se dio esta situación y aclaró las acusaciones de robo en su contra de los integrantes del Ayuntamiento.
Pese a su larga trayectoria y logros como el posicionamiento de esta oficina a nivel estatal, regional, nacional, e incluso internacional, lo cual le ha valido diversos premios por publicaciones, además, de ser vicepresidente de la Asociación Nacional de Cronistas, el investigador fue víctima de hostigamiento para ser obligado a renunciar al cargo. La autoridad municipal ni siquiera tuvo la diplomacia de visitar la oficina para realizar una correcta entrega-recepción.

SIN ACERCAMIENTO Y CON CALUMNIAS
Detalló que nadie del equipo de transición se apersonó en su oficina para acercamiento alguno y dar certidumbre de cómo se llevarían los trabajos de esta oficina, sin embargo, menciona que se logró el contacto con Mireya Cortés, del equipo de transición de la actual administración municipal y quien por mensajes desde septiembre únicamente señalaba que el tema de la oficina estaba pendiente y daba largas hasta la semana pasada, cuando el síndico jurídico le comunicó que sería ayer lunes 8 de octubre cuando entregaría su renuncia formal para separarse del cargo, ya que esta administración no lo quería como colaborador.
De acuerdo con la Ley Orgánica del Ayuntamiento, al ser nombrado Cronista vitalicio de la ciudad solamente existen cuatro formas de poder separarlo del cargo vitalicio y una de ellas es la renuncia voluntaria. Por ello, la administración del partido blanquiazul utilizó las calumnias y el hostigamiento señalando, sin pruebas, que el Alcocer estaba robando al Ayuntamiento.
Ante las acusaciones el historiador emitió una declaración escrita y presentación de la documentación notariada de los bienes personales y del Ayuntamiento; lo cual tiene registrado desde el 2016.
La semana pasada, personal de la Unidad de Cultura Municipal visitó la Oficina del Cronista y asimismo después el titular de Transparencia acudió, revisó y tomó fotos de todo lo que había en el área.
Ante esto, el experimentado narrador y ex colaborador en The History Channel para difundir las riquezas de Campeche, señaló que no buscará ningún recurso legal para retomar su cargo, ya que fueron “amables” en hacerle ver que no lo quieren en esta administración municipal, por lo que decidió firmar la renuncia que el personal del Ayuntamiento le ha solicitado firmar desde hace un tiempo atrás y que no había realizado hasta aclarar y llevarse sus pertenencias.
“Yo no soy político, la Oficina del Cronista era como Suiza, imparcial con cualquier color, porque nosotros no trabajamos en cuestiones de política, sino en el rescate de la historia del municipio”, dijo a los medios de comunicación al recordar el trabajo realizado para posicionar al Estado a través de la revista “Lienzo” que tiene 42 números publicados. Además, la Oficina ha producido libros y revistas que dejan a Campeche como un referente histórico para dos productoras cinematográficas interesadas en trabajar aquí.
La próxima reunión Nacional de Cronistas, que se tiene programada para el 2019 con sede en la ciudad capital, aún sigue en pie y Alcocer Bernés participaría, ya que pese a perder el nombramiento de Cronista de la Ciudad de parte del Ayuntamiento, continúa siendo cronista honorario en la asociación de 500 miembros en todo el país y desde el cual ha recibido diversas muestras de apoyo.

CONTINUARÁ LABOR
Por otra parte, señaló que ahora se dedicará a dos investigaciones pendientes, una referente a un documento hallado en la Catedral de Campeche sobre un sacerdote que realizó un recorrido por los pueblos de Los Chenes durante la Guerra de Castas. Consistirá en la comparación de este recorrido realizado en 1888 con la actualidad.
Señaló que también ordenará su biblioteca personal que consiste en cerca de 10 mil libros y 4 mil fotografías de Campeche que espera mostrar en un futuro al público, porque su pasión es la historia de la entidad.
Reiteró que está listo para trabajar en donde lo inviten, pero por ahora tiene proyectos pendientes por desarrollar en conjunto con la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas (ANACCIM).

Las oficinas del Cronista fueron vaciadas por completo.

SIGUEN LAS PROTESTAS
Ayer se despidió a más de 10 trabajadores de la Oficina del Cronista, que oscilaban entre los 4 y 10 años de servicio al Ayuntamiento de Campeche.
Como ellos, existen decenas de historias que ha arrastrado la Comuna campechana, ya que Novedades Campeche ha observado en las puertas de oficinas del DIF Municipal, parques y jardines a los empleados, quienes aguardan con ansiedad una respuesta de las nuevas autoridades. No solo eso, sino que denuncian que han sido liberados de sus obligaciones laborales de forma altanera y sin detalles sobre el pago de liquidación correspondiente que exige la ley.
Solo basta recorrer las oficinas para ver los rostros tristes de los empleados que viven con incertidumbre las amenazas de traer trabajadores de Yucatán para ocupar sus lugares.
A pesar del miedo de enfrentar más represalias, algunos empleados dijeron que fueron notificados sobre la posibilidad de reinstalarlos o liquidarlos, pero que quienes deseen permanecer en sus empleos deberán aceptar un sueldo menor.