Comuna deberá reconstruir casa de Santa Ana que derribó

260
Falta de mantenimiento por parte de los dueños del predio.
1) El historiador José Manuel Alcocer Bernés consideró que la demolición se debió a una falta de conocimiento de las autoridades municipales.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no procederá -por el momento- contra el Ayuntamiento de Campeche ante los daños ocasionados a una construcción del siglo XIX ubicada en el Barrio de Santa Ana.

Sin embargo, realizará el dictamen pertinente para determinar cómo restaurar el predio, indicó la delegada del INAH en Campeche, Adriana Velázquez Morlet y Jorge Aguilar Montero, Jefe del departamento de trámites y servicios legales del INAH.

En la calle 47 esquina con Tamaulipas del barrio de Santa Ana, un edificio del siglo XIX, presunta propiedad de la familia Blanquet, sufrió daños cuantiosos en su estructura ante la intervención de la Comuna en su supuesta reparación, aunque no tenía injerencia para tal acción.

Después de reuniones con los dueños del predio, el INAH y la Comuna, ésta aceptó la responsabilidad de los hechos y sería acreedora a una posible denuncia legal en caso de no cumplir con lo que estipule el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
El personal del INAH se encuentra analizando la situación en la que quedó el predio y los lineamientos que deberá seguir la Comuna para dejar la casona como se encontraba: con la fachada al mismo nivel, los detalles ornamentales, entre otros puntos que se estipularán en el dictamen que se les entregará a finales de esta semana o en la próxima, otorgándoles un tiempo prudente para que la Comuna cumpla, señaló Jorge Aguilar Montero, Jefe del departamento de trámites y servicios legales del instituto.

“Nosotros como instituto no podemos llevar a cabo la restauración, remodelación o reconstrucción del inmueble, ya que este es de propiedad privada; en el caso de que fuera un bien nacional entonces nosotros como INAH si hubiéramos podido buscar un recurso federal o la manera de que se diera una restauración o reconstrucción del inmueble” detalló, al señalar que este es un caso excepcional ya que ante la solicitud reiterada de los dueños del predio para que ellos intervengan en la restauración del lugar pese a explicarles que el instituto solo es un ente normativo.

ASÍ FUE

Cabe señalar que fue a partir del día 8 de abril que se realizaron trabajos de limpieza y retiro de escombros sueltos en la casona por parte de la Dirección de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del Ayuntamiento, según el permiso otorgado por el INAH para evitar riesgos en la población.

Se dieron cuenta de una grieta y procedieron a tumbar las paredes, sin embargo, incumplió con informarle al INAH del proceso de los trabajos, por lo que se pensó en actuar de manera legal en contra de la Comuna.

Sin embargo, la delegada del Instituto Nacional de Antropología e Historia en Campeche, Adriana Velázquez Morlet;

“No se buscan caer en una situación de estarnos confrontando, porque finalmente el objetivo es que las casas se conserven y que no haya más situaciones como estas, por lo que nosotros mantendremos comunicación con el ayuntamiento y por supuesto si hay asociaciones civiles o algún otro tipo de organismo que se quiera sumar con estas acciones pues estamos abiertos”.

Ambos funcionarios señalaron que el INAH no tiene injerencia legal para obligar a los dueños de predios para el mantenimiento de estas casas, siendo tan solo su competencia los monumentos históricos y casas aledañas a estos, o dentro de la zona de monumentos históricos, por lo que en este caso es injerencia del Ayuntamiento tomar medidas sobre las casas abandonadas, al ser esta la instancia que puede coaccionar para que se restituyan dichos predios, ya que hay una gran cantidad deteriorados ante la falta de mantenimiento de parte de sus dueños, siendo detectados alrededor de 50 en Campeche.

CONSERVACIÓN

Para los procesos de conservación hay tres actores fundamentales: primero los dueños de los predios que es el más importante, otro es el ayuntamiento quien es quien puede aportar los recursos o realizar las gestiones para hacer los trabajos correspondientes y otro actor es el INAH quien es la entidad normativa; quienes son los que se deben reunir para que en cada caso específico se determinen las acciones a seguir, ya que los grados de deterioro son diversos y las acciones a implementar también.

Por lo que la delegada señaló que cada uno de los predios se debe tratar de manera particular para proceder siendo el INAH el que realice el dictamen del diagnóstico de los predios y de las acciones que se deben llevar a cabo, para posteriormente dar un seguimiento muy puntual de todo esto hasta su término, al ser los reguladores de estos temas.

Ya que este entre otros factores ponen en riesgo el nombramiento de San Francisco de Campeche como ciudad patrimonio, justamente este año en el que se celebran 20 años de su nombramiento por lo que señalaron que están más al pendiente del tema.

AMBULANTES

Uno de los principales temas que ponen en riesgo el nombramiento de Campeche ante la Unesco es la presencia de vendedores ambulantes en las calles, principalmente del primer cuadro de la ciudad, por lo que la delegada de esta institución señaló que se han emitido las recomendaciones pertinentes a la Comuna, pero no se les pidió el retiro de ninguno de ellos sino su ordenamiento.

Esto ante la situación de desalojo que sufrieron mujeres vendedoras de plantas del pasaje San Juan, las autoridades del INAH señalaron que:

“sí se emitió el requerimiento, pero no pedimos en concreto que se retiraran a las vendedoras de plantas o algún otro tipo de vendedor, nosotros como una institución que también hace antropología somos conscientes de que hay una necesidad de ingresos y de trabajo, eso lo reconocemos y en ningún momento violentaríamos los derechos de estas personas.

Pero sí creemos que es muy importante para la ciudad hacer un ordenamiento, que el ayuntamiento se siente con ellos para buscar opciones como la reubicación en otras áreas y así salvaguardar la integridad del centro histórico que es lo que a nosotros compete”.

Recalcaron que en estricto derecho no está permitido ningún tipo de esos usos en la zona histórica de Campeche que abarca no solo el primer cuadro de la ciudad sino también barrios tradicionales, es decir los ambulantes, puestos fijos y semifijos están prohibidos en estas zonas y en caso de que se les dé un permiso deben seguir una estricta normatividad que este avalada por un proyecto que debe presentar el ayuntamiento de Campeche en el que se estipulen los horarios, días o temporadas en las que estarían vendiendo estas personas.