Por: Noemí Heredia Bernés

En la agenda legislativa existe una iniciativa que ha cobrado relevancia por el problema de fondo que atiende y que en opinión de la ciudadanía es fundamental que “salte del papel” para atender los casos de acoso y abuso sexual hacia las mujeres en el trasporte público.
La iniciativa fue presentada en mayo del año pasado por los diputados Elia Ocaña y José Guadalupe Guzmán Chi, del Partido Nueva Alianza, quienes exhortaron a sus colegas reformar la fracción XXVIII y adicionar una fracción al artículo 25 de la Ley de Transporte del Estado de Campeche.
Los legisladores señalan que debido al aumento de la población en el Estado y con ello del uso del transporte público, surge una nueva arista en la seguridad del transporte vinculada a la violencia de género.
Específicamente, se trata de conductas que corresponden a prácticas de acoso y abuso sexual ejercidas mayoritariamente, pero no exclusivamente sobre mujeres usuarias del transporte público.
Los diputados aliancistas señalan que por lo menos seis de cada diez mujeres y en los casos más extremos, nueve de cada diez mujeres, han sufrido actos de abuso, o acoso sexual en el espacio urbano, especialmente en el transporte público.
Asimismo, la iniciativa de reforma establece a considerase los distintos tipos de violencia sexual que las personas han experimentado como usuarios del transporte público y de la infraestructura de acceso, tales como los piropos obscenos u ofensivos de carácter sexual; las palabras ofensivas o despectivas respecto de la persona agredida o de lasmujeres o hombres en general; las miradas morbosas en el cuerpo; los toqueteos o manoseos con intenciones de carácter sexual; el recargar el cuerpo con intenciones de carácter sexual; las amenazas de ataque o abuso sexual; así como la persecución con intención de un ataque sexual.
Finalmente, los legisladores coincidieron en señalar que corresponde al Estado, en este caso el Instituto Estatal del Transporte aplicar las medidas prevención y sanción a los casos de acoso y abuso sexual en el transporte público.
REspaldan medida
Por su parte, la población aplaude que exista una reforma a la Ley del Transporte del Estado de Campeche para beneficio de las mujeres, pues si bien señalan no existen casos graves de acoso o violencia como en otras entidades, donde incluso se registran feminicidios, la idea de prevenir es muy buena.
En un sondeo realizado por Novedades Campeche en los paraderos de transporte público más concurridos de la ciudad, las mujeres compartieron sus experiencias al momento de abordar una unidad de transporte público.
“Hay choferes que están pendientes y bajan a la gente que molesta a los demás, incluso nos recuerdan que está a la vista un número para hacer la denuncia correspondiente”, expresó con optimismo, Corazón del Carmen López Dzib, ama de casa, quien comentó que en los camiones existen lugares específicos para personas con discapacidad y mujeres embarazadas, y cuando algún hombre los ocupa y se necesitan, los choferes les piden que los cedan y se pasen a la parte de atrás.
Sin embargo, la opinión de Corazón del Carmen no coincide con la de Guadalupe Montero, empleada, quien señaló que en repetidas ocasiones ha observado como los hombres, sobre todo los jóvenes ocupan los asientos y no se los ceden a los adultos mayores ni a las mujeres que vienen con sus hijos en brazos.
“El chofer no les dice que cedan el asiento… es rara la persona que por educación ceda el asiento, hasta el que está mero adelante destinado para minusválidos, ese es el primero que ocupan y cuando sube una personas con alguna discapacidad ahí va, como puede agarrada de los tubos”, subrayó.
Agregó que está de acuerdo en que las autoridades pongan orden con esta clase de conductas, sobre todo hacia las mujeres, ya que algunos choferes permiten que suban a las unidades de transportes personas alcoholizadas que se ponen impertinentes o molestan a las mujeres.
“Yo me transporto generalmente en camiones y si he visto mucha sinvergüenzada por parte de algunos muchachos que se quieren propasar con las muchachas, ya no hay respeto”, recalcó.
La opinión de Guadalupe Montero fue apoyada por María del Rosario Uc, ama de casa, quien aseguró que además de sancionar el acoso y la violencia hacia las mujeres, también debe vigilarse el comportamiento de los choferes.
“La verdad no respetan, muchas veces esto empieza con los choferes que no dan parada y cuando una sube arrancan como locos, como si fuéramos animales, si llevan prisa nosotros no tenemos la culpa”, recalcó.
También coincidió que se da una conducta inapropiada y que es muy incómodo para las mujeres, sobre todo por parte de personas que suben alcoholizadas, de lo que también se dan cuenta los choferes y no hacen nada. “Esto es verdaderamente lamentable, porque incluso sucede cuando hay niñas y niños presentes”.
Sin embargo, los hombres también reconocieron que no existen medidas que obliguen o impidan que se falte el respeto a las mujeres en el transporte público.
“Como padre de familia claro que me preocupa. Considero que es una falta de respeto sobre todo para las damas, que los camioneros no les den parada. Yo si estoy de acuerdo que si se aplique un reglamento y se haga cumplir”, afirmó José Chi, empleado.
Cabe mencionar, que aunque la mayoría de las entrevistadas son usuarias de camiones o micros, algunas comentaron que en el servicio de taxi también suceden casos de acoso.

DISPUESTOS a ACATAR LA LEY
José Luis Arjona Jiménez, secretario general del Frente Único de Trabajadores del Volante (FUTV), comentó que la regulación, o aplicación de normas para evitar y prevenir el acoso y la violencia hacia las mujeres, es un tema importante en el sector.
Citó como ejemplo el programa para el servicio de transporte de renta de taxis, en el Distrito Federal, donde se ofrecen servicios exclusivos para mujeres en los llamados “taxis rosas”.
Consideró que la reforma a la Ley del Transporte es buena, y que los taxistas siempre estarán en la disposición de escuchar a la autoridad y trabajar de manera conjunta.
Agregó que se debe considerar que Campeche continúa siendo muy seguro, y que afortunadamente no ocurren con frecuencia ese tipo de incidentes como en la ciudad de México, donde un servicio particular de transporte se vio involucrado en el asesinato de una joven.
Finalmente, comentó que a la par de estas nuevas medidas que brinden seguridad a las mujeres en el transporte urbano, siempre se debe garantizar la seguridad de los campechanos.