Vendedores de especies marinas exhortaron a la población visitar el centro de abasto para adquirir sus productos frescos y a buen precio.

Ana Patricia Peña Uj

Sin muchas esperanzas se encuentran expendedores de especies marinas del mercado principal “Pedro Sáinz de Baranda”, anta las bajas ventas. En la primera semana de Cuaresma informaron que las ventas son 20 por ciento menos en comparación a las del año pasado, debido a la competencia desleal de quienes salen a vender el producto en las calles.

Reiteraron que las ventas están más bajas a lo esperado, pues en comparación al año pasado disminuyeron cerca del 20 por ciento, lo cual sigue sucediendo conforme pasan los años.
“Esperemos que hayan buenas ventas en las semanas que faltan, pues los precios se mantienen desde el inicio de año, pero en las próximas podría subir solo un poco, ya que usualmente el producto escasea, más el precio de la gasolina, el hielo y los trabajadores”, señaló la señora Martha Elena.
También indicó que los precios varían entre 50 a 200 pesos, según el tipo de pieza ya que por ejemplo el pargo mulato, el boquinete y la cherna son pescados caros que cuestan entre 800 a mil 100 pesos la caja.
Por su parte, el señor Doroteo Huchín consideró que las ventas están “muertas” en el mercado debido a la competencia desleal que se da en las calles, donde pescadores y comerciantes venden el producto más barato y no dejan que los consumidores lleguen hasta este centro de abastos, por lo que los locatarios a duras penas logran vender entre 300 y 500 pesos, pese a invertir entre mil y 2 mil pesos, diariamente.
Por último, dijo que el mal tiempo que se ha tenido en el Estado también ha afectado ante la escasez de producto, ya que incluso hay especies que se pescan bien pero la gente no los compra.
Cabe señalar, que son cerca de 120 expendedores de pescados que diariamente se dedican a esta labor y que mantienen precios bajos, producto fresco para que todos los campechanos los visiten.