Agresiones en el Congreso local

18

Por: Daniel Castillo

A punto de los golpes terminó la sesión del Congreso del Estado, luego que los diputados Jorge Nordhausen, del Partido Acción Nacional (PAN), y Luis García Hernández, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), se enfrentaran en la tribuna donde llegaron hasta los insultos personales; se tuvo que declarar un receso para que se calmaran los ánimos.
El debate lo inició el diputado panista, Merck Estrada, quien expuso una supuesta problemática de estudiantes de la Universidad Autónoma de Campeche (UAC) ante el cambio de logotipo general de la institución.
Sin pruebas, expuso que los alumnos tendrán problemas para adquirir nuevos uniformes, pero el legislador desconoce que cada escuela y facultad tiene su propio escudo representativo y solamente se modificó la identidad visual de la UAC en general en términos administrativos.
En respuesta, Luis García Hernández pidió a su homólogo que respete la autonomía de la UAC, “pues tiene su propio órgano de gobierno donde se toman este tipo de decisiones”.
La respuesta no fue del agrado de la panista Biby Rabelo, quien acusó al perredista de “defensor de un gobierno represor” y que se ha convertido en un “legislador a modo”, al señalar que en el PAN se dedican a representar al pueblo.
El debate continuó con la respuesta de García Hernández e hizo referencia a “gobiernos opresores como el que tenemos enfrente”, en alusión al Ayuntamiento de Campeche, “dónde el alcalde represor ha despedido a decenas de trabajadores causando un daño al erario ya de por sí precario”.
En medio de gritos e insultos incontrolables de las lideresas de colonia identificadas con el PAN, el diputado Jorge Nordhausen Carrizales le subió de tono a las alusiones personales.
De entrada, le gritó al perredista “arrastrado” por haber debatido la postura de su compañero Merck Estrada y le espetó que se moría de miedo al saber que el próximo gobernador pudiera ser panista, en franca alusión a la campaña que realiza el alcalde de Campeche.
Pese a los intentos de la presidenta de la Mesa Directiva por controlar los gritos de las lideresas, las agresiones verbales subieron de tono al regresar García Hernández a la tribuna a responder los señalamientos del panista.
“La empresa de Nordhausen está en la quiebra. Él la quebró y ahora su ilusión es que el alcalde de Campeche lo rescate y por eso lo defiende de esa manera, más que su pareja sentimental. Si tu padre viviera, Jorge, se avergonzaría de ti”, lanzó García Hernández desde la tribuna.
Esto causó la indignación de toda la bancada panista que, ahora sí, a través de su coordinadora parlamentaria, Nelly Márquez, pidió respeto y exigió que le retirara el tiempo restante al diputado perredista.
Fue el primer vicepresidente, Sánchez Cerino, quien pidió que se suspendiera la sesión ante la falta de control, pues en ese momento Nordhausen Carrizales llegó hasta la curul de García Hernández, y de no ser por la intervención del secretario general del Congreso, hubieran llegado a los golpes.
Después, el presidente de la Junta de Gobierno y Administración del Congreso, Ramón Méndez Lanz, lamentó este tipo de situaciones que se han presentado desde el inicio de la legislatura.