6% de campechanos tiene algún problema de adicción

20
La diputada Martha Albores Avendaño, quien preside la Comisión de Salud, hizo la exposición de motivos del evento efectuado ayer.

Por: Daniel Castillo / Foto: Humberto Cu

En Campeche, cerca del 6% de la población tiene un problema grave de alcoholismo y adicción, lo que requiere atención especializada, reveló Guillermo Borja Perea durante la primera conferencia “Prevención de Adicciones” organizada por el Congreso del Estado, a través de la Comisión de Salud, con el objetivo de presentar el panorama actual de la entidad en la materia.
En entrevista antes de su disertación, aseguró que se deben implementar políticas públicas para atacar la raíz del problema, pues en muchas ocasiones solo se entregan medicamentos a quienes ya requieren atención y no analizan de fondo las causas de la adicción.
Por ello, se promueve un proyecto de política pública en varias fases. Primero, realizar un diagnóstico en todos los colegios para detectar la necesidad de atención en la entidad, después es necesaria la profesionalización del personal de salud para dar la atención adecuada, así como instalar un centro para recibir, capacitar, tratar y reintegrar a la sociedad a las personas con adicciones.
“No solo se enferma el adicto, sino también la familia. Por eso es importante generar políticas públicas y que la sociedad colabore en la elaboración de programas que ayuden a detectar la enfermedad para dar atención integral al adicto”, afirmó el conferencista.
Añadió que: “Las adicciones son un enemigo silencioso que se mete a nuestros hogares y los llega a destruir”.
Detalló que en el país hay alrededor de 30 millones de personas que consumen alcohol o alguna droga adicional, mientras que en Campeche por lo menos el 85 por ciento de la población ha probado alguna vez el alcohol, y de ellos poco más del 12 por ciento igual consumieron alguna otra sustancia adictiva.
Durante su presentación, urgió al Gobierno del Estado a implementar medidas inmediatas, como ya ha hecho Jalisco, donde se trató el problema con una política pública inclusiva y certificaron los llamados Anexos o Centros de Rehabilitación, además de capacitar a todos los responsables de salud y dar rehabilitación integral a las personas adictas.
Señaló que la adicción es una enfermedad trifásica: física, mental y emocional; explicó cómo a nivel espiritual se genera un adicto: “juntas miedo, enojo y deuda emocional de abandono, y sale un adicto”, destacando las graves consecuencias de caer en problemas como el alcoholismo y la drogadicción.
Agregó que la prevención te dice lo que puede pasar y desde el seno de la familia hay que atacar las adicciones, pues es la más afectada. Señaló que el detectar a un adicto es personal y en lugar de marginarlo hay que brindarle atención psicológica, médica y afectiva.
Al inaugurar el evento, el presidente de la Junta de Gobierno y Administración del Congreso del Estado, Ramón Méndez Lanz dijo que prevenir las adicciones es una lucha diaria, por lo que hay que cuidar a los hijos y darles buenos ejemplos.
Antes, el joven Francisco, de un centro de rehabilitación, al dar su testimonio indicó que la lucha no solo es del afectado, sino de toda la familia, y que el mejor regalo que le hizo a su mamá fue su recuperación, añadiendo que le motiva ser hoy un conducto de vida.