Urge rescatar los antiguos oratorios

13
En la comunidad de Dzotzil, los “oratorios” están a punto de desplomarse totalmente.

HECELCHAKÁN.- En la actualidad, varios “oratorios” que fueron edificados desde hace más de 100 años y que se localizan en las distintas esquinas de la cabecera municipal, así como en la comunidad de Dzotzil están en el abandono, sin que las autoridades del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) u otras instancias se avoquen al rescate de estas construcciones de la época de la Colonia.
Algunas de estas construcciones fueron realizadas en el año de 1835, durante la época de los grandes hacendados.
Entrevistada al respecto doña Margarita May Tun, de 68 años de edad, originaria de este poblado, relató que tiempos atrás estos oratorios se utilizaban para realizar los rosarios en honor a los distintos patronos cuando en la comunidad aún no había iglesias, pero con el paso de los años algunas de estas imágenes fueron llevadas en las capillas que construyeron en el suburbio, aunque en algunas esquinas todavía continúan haciendo actos religiosos, pero estos sitios ya están bastante deteriorados.
Indicó que en algunos oratorios que se localizan en varios predios de la región todavía se hacen rosarios, pero en otros lugares han robado hasta las imágenes, sin que ninguna instancia se tome la molestia de actuar.
Aseguró que “estos oratorios merecen ser atendidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para recuperarlos, o de lo contrario poco a poco se van a ir cayendo, como ha sucedido con otros que pasaron a ser historia porque nadie se tomó la molestia de recuperarlos, además de que éstos narran parte de nuestra historia”.
Cabe señalar que durante un recorrido del corresponsal por el poblado, a petición de los habitantes, constató las pésimas condiciones en que se encuentra el oratorio que se localiza a una cuadra del centro de Dzotzil, el cual poco a poco se derrumba, sin que alguna autoridad haga algo.
Otros adultos mayores de la comunidad señalaron que es de conocimiento que el organismo cuenta con el presupuesto para darle mantenimiento a las construcciones coloniales y evitar que el tiempo los tire al suelo y se conviertan en ruinas.

Información: Rosendo Balán Caamal