Sin control, venta de pirotecnia

70

Con motivo de las fiestas de fin de año, en las que muchas familias acostumbran a realizar la quema del Año Viejo, se dispara la venta de pirotecnia, que en muchos de los casos se expende de manera clandestina sin control, ante la falta de vigilancia por parte de las autoridades competentes.
Bombitas, chifladores, barrepies, trikitrakes, cerillitos, cohetones y demás son adquiridos para quemar en las fiestas de fin de año, principalmente por niños, lo cual resulta preocupante, pues no solo ponen en riesgo la integridad física de las personas, sino que incluso son causa de incendios.
Se sabe que recientemente, por la quema de este tipo de artefactos se han originado incendios que han afectado a las viviendas, dejando pérdidas a las familias, por lo que es importante que haya un mayor control en la venta y quema de estos fuegos artificiales.
Mario Caamal y Justina Kantún, vecinos de la Junta Municipal de Dzitbalché, señalaron que la noche del 31 de diciembre es de júbilo, pero también de peligro, pues muchas familias realizan como parte de los festejos la quema del Año Viejo, un muñeco hecho de trapo y papel, y que está repleto de explosivos.
La quema de pirotecnia en esa noche de fiesta da un toque especial a las celebraciones para despedir el 2017 y recibir al año nuevo; sin embargo, también resulta peligroso porque en muchos de los casos estos artefactos se manejan en forma irresponsable y se deja en manos de niños.
Los ciudadanos indicaron que muchos padres de familia hacen caso omiso y permiten que sus hijos quemen este tipo de artefactos, que se venden sin control y clandestinamente, lo cual puede causar accidentes, principalmente quemaduras que pueden ir de leves a graves, e incluso poner en riesgo la vida de las personas.
Por último, pidieron a las autoridades que tienen a su cargo la vigilancia en la venta de estos artefactos que hagan un espacio en sus vacaciones y cumplan con su labor, ya que ante la falta de vigilancia muchas personas, especialmente en esta época, adquieren estos juegos pirotécnicos par a comercializarlos.

Información: Jorge Cahuich Cimá