Quemar un muñeco, una tradición

70
La quema del Año Viejo es una tradición que aún prevalece entre las nuevas generaciones

A unas cuantas horas de que concluya el Año Viejo para recibir el Año Nuevo, en diferentes hogares de la ciudad los pobladores han comenzado a colocar los muñecos que representan el 2017 los cuales serán quemados durante la medianoche de este domingo, como parte de una tradición que aún perdura entre los calkinienses, a pesar de la modernidad que nos invade.
Hasta las nuevas generaciones se unen para elaborar con papel y trapos el personaje de su preferencia.
Familias enteras se dan a la tarea de armar el muñeco utilizando ropa usada, lo mismo que zapatos, así como en el interior colocan fuegos artificiales, para darle alegría al año que principia; además, el sitio donde es colocado el personaje es resguardado, para que no suceda una desgracia.
Recibir un año más es motivo de alegría, de satisfacción para muchos, para otros en cambio son tiempos de propósitos y buenos deseos, en algunos hogares se disfruta de la uva con vino, para después quemar al año viejo.
Adalio Canché Quimé y José Román González coincidieron en decir que recibir un año más “es motivo de estar contentos y que las cosas tristes que nos dejó el tiempo que termina sea solo un recuerdo porque muchas veces se ha perdido a un ser querido, o no se logró lo que se tenía planeado hacer, pero mientras haya vida hay esperanza”.
Sobre la quema del año viejo que ya se están exhibiendo en las puertas de varios hogares, Adalio señaló que esta actividad data de muchos años y ponerle una botella o colocarle un letrero en el pecho es un motivo de recordar a viejos amigos que en vida dejaron huella.
“No se trata de ofender a nadie, sino al contrario, lo que se persigue es que todos reciban el año nuevo con el entusiasmo de siempre, por eso desde ahora muchas familias ya tienen a sus muñecos en las puertas de sus hogares”, agregó.

Información: Rosendo Balán Caamal