Intransitables, las calles de Dzitbalché

9

Por: Jorge Cahuich Cimá

Ante la desidia e incompetencia de la autoridad municipal, Dzitbalché sigue sumido en el rezago y prueba de ello es el pésimo estado en que se encuentran la mayoría de las calles, que con los enormes baches prácticamente han quedado intransitables.Los habitantes de esta comunidad señalaron que las malas condiciones de las principales arterias de la ciudad contrastan con las obras que se han realizado por parte del Gobierno del Estado, entre las que destacan la remodelación del parque principal y la construcción del techado de la cancha de básquetbol del barrio de San José.
José María Chan y Guadalupe Caamal, vecinos de esta comunidad, mencionaron que el alcalde morenista Jorge Caamal Noh solo se ha dedicado a gastar el presupuesto de la Junta Municipal y en dos años de desgobierno no ha hecho nada por mejorar las condiciones de Dzitbalché.

Recordaron que cuando Caamal Noh era candidato a presidente de la junta municipal ofreció que la mitad de su sueldo y el de sus regidores iba a ser donado para obras y acciones en beneficio de Dzitbalché, pero muy pronto se le olvidó y ahora se está llevando a manos llenas el presupuesto de la junta municipal sin hacer nada.
Los dzitbalchenses dijeron que varias calles están intransitables y las quejas de los automovilistas, tricicleteros, mototaxistas y ciudadanos en general son constantes, quienes afirman que no solo se han dañado sus vehículos al transitar por estas arterias, sino que también han ocurrido accidentes en los que se han registrado lesionados.
Afirmaron que en varias calles son enormes los hoyancos que se han formado por la falta de mantenimiento, pero además se registran encharcamientos que se convierten en verdaderos lodazales, de lo cual parece no darse cuenta la autoridad municipal, aunque a diario es motivo del señalamiento ciudadano, a través de las redes sociales y otros medios.
Hay incluso calles en donde a falta del desazolve de los pozos de absorción, se registran inundaciones que duran por varios días y que además de que impiden el tránsito de los vehículos despiden fétidos olores y hasta el brote de mosquitos, por lo que pasan a convertirse en un problema de salud pública.