Por: Rosendo Balán Caamal

CALKINÍ.- Desde ayer iniciaron las actividades de la celebración del Día de Muertos en toda la geografía municipal, con la demostración de altares en varias instituciones educativas del nivel medio superior y superior, oficinas públicas y privadas.
En algunos lugares se recordó a los pequeños que murieron sin ser bautizados; este 31 estará dedicado a los niños difuntos, el miércoles 1 de noviembre a los adultos fallecidos y el jueves dos será el día del “U Hanal Pixanoob”, que es cuando se recuerda a todos los fieles difuntos, con el paseo al cementerio, según algunas personas antiguas.
En estas exposiciones de Hanal Pixán, se recuerda a los que se adelantaron en el camino sin retorno, pues de acuerdo a las tradiciones las personas que se mueren no se van definitivamente de este mundo, su alma sigue presente y en estos días regresan a sus casas para “saborear” sus platillos favoritos, convivir con sus seres queridos y para ser honrados por éstos después de haber recorrido el camino de la muerte.
En diferentes planteles escolares y algunas oficinas públicas instalaron los altares con diversas ofrendas para los difuntos, principalmente lo que les gustaba disfrutar en vida, sin faltar los tradicionales pibipollos.
Como cada año, los párrocos de las iglesias, tanto de Calkiní como de las juntas municipales de Dzitbalché, Bécal y Nunkiní celebrarán misas en los camposantos para este jueves.
Cabe señalar que el Hanal Pixán es una costumbre de origen prehispánico en la que se hace referencia a la tradición; se trata de una costumbre que combina elementos mestizos entre los indígenas y españoles después de la Conquista, esto se hace muy notorio en las celebraciones.