Concluyen festejos a la Morenita

9

Por: Rosendo Balan Caamal

La fiesta dedicada a la Virgen de Guadalupe concluyó ayer con la llegada a su destino de antorchistas y peregrinos que asistieron a misa y procesiones para demostrarle su amor, en tanto la grey católica participó con entusiasmo para celebrar el 487 aniversario de la aparición de la morenita a San Juan Diego en el cerro del Tepeyac.
Desde las primeras horas de ayer se dejaron escuchar las “mañanitas”, los voladores y música con letras dedicadas a la Emperatriz de América en diversas parroquias de la cabecera, además de Dzitbalché, Bécal y Nunkiní.
Desde el pasado martes, durante la madrugada y al amanecer del 12 los recintos religiosos fueron invadidos por guadalupanos que trataban de llegar a sus lugares de origen para cumplir con la promesa hecha a la virgen.
En los mercados “Fernando Turriza Peña” de Dzitbalché y “José del Carmen Cuevas Sierra” de la cabecera fueron oficiadas misas. Lo mismo ocurrió en las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
En Nunkiní no pasó desapercibida la importante fecha, donde una vez que terminó la celebración eucarística los primeros minutos de ayer, la parroquia de Guadalupe dio la bienvenida a grupos de antorchistas que el párroco bendijo para que tengan buen camino de regreso a casa.

CRECE LA DEVOCIÓN
Esta celebración se realiza cada año en las comunidades rurales para festejar a la Emperatriz de América con rezos, misas, novenarios y procesiones donde participaron personas de todas las edades, y aun más en los hogares donde hay una Lupita a quienes hasta serenata les llevaron.
Pero lo que más llamó la atención fue la vestimenta de los niños de San Juan Diego, en tanto las niñas iban como la Virgen María.
A comparación de otros años se notó más gente en las iglesias que a pesar del frío acudió a venerar a la patrona de México.