Celebran Bodas de Oro Magisteriales

6
Las maestras viajaron de distintos puntos del país para asistir a sus Bodas de Oro

Un grupo de 24 maestras, en su mayoría jubiladas de la generación “Elsa San Román de Sansores” 1965-1968 del Instituto Campechano, celebró sus Bodas de Oro Magisteriales con una misa de Acción de Gracias en la Parroquia “San Diego de Alcalá” de Nunkiní, oficiada por el presbítero César Herrera Buitrón.
El párroco felicitó a las profesionistas que a pesar del tiempo transcurrido recuerdan su bella época de estudiantes y sus experiencias como docentes en diferentes puntos del país.
En este conmovedor encuentro las maestras lucieron atuendos blancos y flores, la mayoría fue acompañada de familiares y amigos que viajaron para estar presentes en la celebración que con tiempo de anticipación organizaron para recordar esta significativa fecha.
Al concluir la misa de Gracias las maestras y el presbítero César Herrera Buitrón se tomaron la foto del recuerdo y en el atrio de la parroquia central realizaron un brindis para agradecer su experiencia con esta noble profesión amenizado con música de charanga y el tradicional baile de “Cabeza de Cochino”.

PRIMERA COMUNIÓN
En la cabecera de Calkiní, 146 niños hicieron su Primera Comunión en misas por separado en la parroquia “San Luis Obispo” de esta ciudad, oficiadas por el presbítero Juan Eliodoro Kantún Huchín, quien recomendó a los padres y padrinos cumplir sus obligaciones y dar buena educación a sus hijos con el ejemplo.
Desde hace varios años los pequeños de diferentes edades tomaron clases de catecismo para prepararse a tomar por primera vez el Cuerpo y Sangre de Cristo; se tomó la decisión de celebrar dos misas por separado, la primera con 70 niños a las 10 de la mañana, y la segunda que fue al medio día fueron 76 acompañados de sus papás y padrinos.
En estos encuentros los niños renovaron sus promesas bautismales a Jesucristo Resucitado, a la vez que sus padres y padrinos daban gracias a Dios por las bendiciones recibidas y educar con el ejemplo a los pequeños para guiarlos por el buen camino del bien.

Información: Rosendo Balán Caamal