Celebran aniversario de Hecelchakán

8
Los galardonados recibieron reconocimientos de manos de las autoridades municipales.

Por: Rosendo Balán Caamal

Con un sencillo, pero emotivo homenaje cívico que tuvo lugar en la explanada del palacio municipal, fue celebrado el LX aniversario de titulación de Hecelchakán como ciudad, donde también entregaron reconocimientos a ciudadanos destacados.
En el evento, que fue encabezado por el presidente municipal, Modesto Pech Huitz, así como autoridades civiles y educativas, se dio lectura al decreto emitido el tres de noviembre del 1957, en el que la villa de Hecelchakán fue elevada a la categoría de ciudad, luego de que el 1 de enero de 1916 quedó constituida como cabecera municipal.
En la ceremonia participó la Banda de Guerra y la Escolta del Colegio de Bachilleres del estado de Campeche, así como numerosos invitados que participaron en este homenaje.
Cabe señalar que cada año se otorga una presea y pergamino por su aporte en el crecimiento cultural y educativo en este municipio a ciudadanos, aunque en esta ocasión se tomó la propuesta de la asociación civil “Armando Toraya Lope”, que dirige el capitán Joel Pacheco Berzunza.

LOS GALARDONADOS
El primer galardonado fue el artista Hipólito Caamal Ku, quien se desempeñó como empleado de la Sagarpa; además de que ha sido músico e historiador, ha expuesto sus obras pictóricas en diversos puntos de la Península de Yucatán.
De padres humildes nacidos en esta ciudad, siempre trabajó a favor de su gente; es integrante de la asociación civil “Armando Toraya Lope”, impulsor de actividades deportivas, siempre respetado por su trabajo, en sus palabras señala que si volviera a nacer, le gustaría que fuera de nuevo en esta ciudad.
El segundo galardonado fue el maestro de inglés Audomaro Vázquez Y. Borges, quien a pesar de haber nacido en Mérida, se desempeñó desde hace más de 30 años como maestro en inglés en la secundaria “Cabalán Macari”, donde es respetado; ha recibido merecidos reconocimientos por su trabajo a favor de los jóvenes.
Ha dicho que “no importa donde hayas nacido, lo que vale y cuenta es la huella imborrable que dejes en tu caminar”.