Basureros clandestinos son un foco de infección

36

Calles distantes al Centro de la Junta Municipal de Dzitbalché se han convertido en basureros clandestinos y un foco de infección, como la calle 25 del barrio San Feliciano, cerca de la carretera federal Campeche-Mérida, ante la falta de conciencia de algunas personas que arrojan desechos en la vía pública, así como el descuido de las autoridades.
Pedro Damián Cahuich y Faustino Moguel Che Cimá, quienes tienen su domicilio en el citado barrio, señalaron que a diario recorren la calle 25 para salir a la carretera federal y dirigirse a sus parcelas; sin embargo, tienen que hacerlo en medio de la basura que hay en el lugar.
Coincidieron en señalar que en ocasiones al pasar con sus bicicletas e incluso a pie, se les dificulta transitar por ahí, ante la gran cantidad de basura que los perros tiran, lo que se ha convertido en un foco de infección.
Señalaron que aunque no es excusa, mucha gente se queja de que los camiones recolectores de basura no pasan por ahí.
Pedro Damián Cahuich dijo que la calle 25, pasando la carretera federal de cuatro carriles no tiene buena iluminación, por lo que por ahí se esconden indigentes a ingerir bebidas embriagantes y también delincuentes.
Los vecinos de esta calle piden al presidente de la Junta Municipal de Dzitbalché, Jorge Caamal Noh, que tome cartas en el asunto y ordene la limpieza de la calle 25, así como vigilancia y la rehabilitación e instalación de luminarias para evitar que el lugar esté a oscuras.

Información: Rosendo Balán Caamal