AMLO critica la visita de Ricardo Anaya a Alemania

38
El candidato de Juntos Haremos Historia estuvo en Aguascalientes

José Antonio Belmont/Aguascalientes

Andrés Manuel López Obrador criticó la visita del candidato de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya a Alemania, al cuestionar por qué no acude a los estados y “habla con la gente”, lo que le aconsejó hacer durante la campaña.
“No se asolean, no hablan con la gente, no salen de las oficinas, están blancos, no se queman, no recorren el país, solo quieren hacer ruedas de prensa, no salen de las cabinas de radio dando entrevistas y entrevistas, pero no hablan de manera directa con la gente, no visitan los estados.
“La República tiene 32 entidades, no solo es Ciudad de México, pero no salen de Polanco, de las Lomas, no vienen a Aguascalientes, no van a Sonora, no trabajan. Creo que ahora uno de los candidatos se fue Alemania, allá a Europa y a otros países, y bueno por qué no viene a Aguascalientes, por qué no a Zacatecas”.
Aseguró que Anaya y José Antonio Meade “están muy desesperados, porque no les ha ido bien”, y, dijo, por eso nada más quieren echarme montón a mí.
De gira por Aguascalientes López Obrador previó que de perder los comicios, “por un fraude electoral”, “seguramente se llevarán a cabo protestas”, aunque rechazó que llame a la violencia o que lo haya hecho.
“Si hacen un fraude que los que lleven a cabo ese fraude se hagan cargo de atender las protestas que seguramente se van a llevar a cabo.
“Nosotros no queremos la violencia, luchamos por la vía pacífica, nuestro movimiento nunca ha sido violento, no se ha roto un solo vidrio desde hace años que estamos luchando para que haya una verdadera democracia”, subrayó.
Luego de reunirse en Aguascalientes con militantes de Morena, aclaró que las protestas no serían solo de sus seguidores, sino de “todo el pueblo”, por lo que enfatizó que sería un “acto de irresponsabilidad supina” que sus adversarios apostaran a ello.
“La gente ya no quiere fraude, quiere que haya democracia; entonces, es un llamado de atención, respetuoso, a los mapaches electorales y a sus jefes, a los que están acostumbrados a hacer fraudes, a pisotear la voluntad del pueblo, que ya vayan midiéndole, tentándole el agua a los camotes”.
Al ser cuestionado si habría más protestas que en 2006, cuando, entre otras manifestaciones, hubo un plantón en Reforma, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia respondió:
“Estamos 20 puntos arriba, sería una barbaridad, un acto de irresponsabilidad supina el apostar a un fraude electoral”.
Reiteró que su dicho de amarrar al tigre no es “un señalamiento de mala fe”, y acusó a sus adversarios de malinterpretarlo “y difundirlo en cadena nacional para asustar a la gente.
“No voy a llamar a la violencia, nunca lo he hecho. Ahí está ya expresado lo que pienso, que lo lean bien y ojalá y se difunda como lo dije para que no se asuste nadie ni se malinterpreten las cosas”, aseveró.
Hizo un llamado para que sus adversarios presidenciales, dirigentes partidistas y autoridades electorales se comprometan a no hacer “fraude electoral” el 1 de julio.
“Que hagan el compromiso de que no van a hacer fraude, porque eso es lo que tienen que decir, tanto el PRI como el PAN, porque son los que hacen fraude, me refiero a los de arriba, que hagan el compromiso de que no va haber fraude.
“El INE, el Trife, el presidente, los dirigentes de los partidos, los dueños y directivos de los medios información, todos. Una campaña por la democracia, por el respeto al voto, una campaña que podemos llamar sufragio efectivo, voto efectivo, democracia efectiva. Ir a votar y todos cuidar que se respete el voto, que no haya fraude electoral”, afirmó.

Milenio Diario